WYYC2014: Conclusiones

Cada año suelo escribir mis conclusiones sobre el WYYC en una breve entrada aquí, en Todoyoyo. Este año pensé que sería más fácil ya que estuve presente, pero la verdad es que llevo varios días dando vueltas a muchas cosas y sin saber muy bien qué contar.

La realidad es que lo pasé tremendamente bien. El Archa es un sitio impresionante, en el que lo mismo puedes estar viendo las actuaciones en directo o en la tele mientras te tomas coca cola, comprando algo en las tiendas, jugando al yoyo o charlando con viejos o nuevos amigos. Incluso había una sala con puffs para tumbarte tranquilamente y verlo todo en otro monitor. La misma señal que se retransmite para todo el mundo, con realización y comentarios, se puede ver en las diferentes televisiones instaladas en todo el recinto. Fantástico.

Luego está la gente. Volver a encontrarte con amigos italianos, franceses, polacos, húngaros, checos, ingleses… la lista es interminable. ¡Incluso con algunos españoles a los que veo menos que a los extranjeros! Pero esta vez fue distinto debido a la magnitud del evento. Nunca antes había estado al lado de Hiroyuki Suzuki, Paul Kerbel, Luis Enrique, Zach Gormley, Eric Koloski, Hank Freeman… y cuando los conoces te das cuenta de que son gente normal con vidas normales y preocupaciones normales, que se ponen nerviosos igual que tu al subir a un escenario o esperando los resultados, a los que les alegra una palabra o un gesto amable, un halago o que les pidas sacarse una foto contigo. Siempre hay excepciones, por supuesto, pero son las menos.

El nivel de juego fue prácticamente sobrenatural. Los competidores cada vez se lo toman más en serio y estamos llegando a límites insospechables hace apenas unos años. Si por ejemplo Kentaro Kimura deja la competición de 3A, aparece Hank Freeman para tomar el relevo, y después Hajime Miura que con apenas una decena de años consigue el título mundial. La escena está creciendo y eso se nota.

Y por último la organización. Prácticamente impecable en todo. Es cierto que hay detalles que se pueden mejorar, y siempre es posible sacarle punta a las cosas. Incluso puede resultar positivo, para ir afinando cada vez más. Pero lo realmente importante es que Ondra Sedivy y Jan Kordovski han dejado el listón tan alto que va a ser muy difícil no solo superarlo, sino igualarlo. La IYYF se reunió uno de los días de competición y se trataron varios temas, y uno de los que más preocupa es mantener el nivel durante las próximas ediciones. Yo creo que no será un lastre, sino un acicate para que el WYYC2015 en Tokio intente superar al de este año. Eso espero y deseo.

Ah, y os dejo con una serie de ideas que se me han pasado por la cabeza estos días.

  • El sistema de puntuación ha cambiado, pero los resultados no demasiado. El poderío asiático sigue siendo brutal y sus jugadores siguen copando la mayoría de posiciones. Y no lo hacen solo por cantidad, sino también por calidad. Las viejas figuras se mantienen (Suzuki, Kido, Maatsura…) mientras van surgiendo nuevas (Miura, Ishikawa, Harada…).
  • La revolución de las chicas ya está ahí. Lo que empezó como un pequeño aleteo durante el EYYC se ha convertido en una auténtica marea. Es cierto que aún hay pocas, pero su nivel sube como la espuma. Ver a Teesa Piccillo sobre el escenario es una experiencia alucinante, y no hace más que reforzar lo que yo pensaba y decía todos estos años: el yoyo no es un “deporte físico”, así que no hay una razón real para que un hombre pueda jugar mejor que una mujer más allá de la motivación y la práctica. Que se preparen porque Teesa o Julia van a empezar a ganar torneos dentro de poco.
  • Europa ha mejorado, tenemos un campeón del mundo húngaro y jugadores con un buen desempeño en las finales, pero seguimos lejos de Asia o Estados Unidos/Canadá/Mexico. Solo con ver las posiciones de los campeones europeos en cada una de las finales de división te das cuenta de que no llegamos al nivel. Otro hecho que lo demuestra: ninguno de los 5 primeros clasificados en el EYYC2014 consiguieron pasar a la final de 1A (salvo Braun y Janos que tenían seed). Muy significativo.
  • Las reglas han cambiado y muchos jugadores ni siquiera se han tomado el tiempo de leerlas detenidamente. Esto lleva a confusiones, errores y pequeños detalles que no se tienen en cuenta y que hacen que una buena actuación no tenga la recompensa esperada. Por ejemplo, según la nueva normativa hay que empezar con el yoyo en la mano (no con una montura o el yoyo ya girando) y terminar del mismo modo, con un bind para devolverlo a la mano. De no ser así, la penalización puede “matar” tu puntuación y en consecuencia tu resultado final.
  • La buena y la mala suerte son siempre relativas. Uno nunca sabe si un suceso desafortunado no era sino un golpe de buena suerte. Iori Yamaki estaba completando sus semifinales de 1A cuando al realizar un violento lanzamiento horizontal su cuerda se rompió y el yoyo salió disparado. Fue una mala suerte relativa, porque de haber salido en dirección al público habría sido descalificado. Lo hizo hacia atrás, y golpeó en la lona trasera de los patrocinadores. Eso le costó un -5 en su puntuación final, algo de lo que muy pocos pueden recuperarse en toda una semifinal mundial de 1A. Cuando se estaban anunciando los jugadores que pasaban a la final y sonó su nombre, subió al escenario y rompió a llorar. Lloraba de felicidad, de alivio o de consuelo, pero sea como fuese le supuso un empujón moral tremendo. En su freestyle final flotaba, como si se hubiese quitado un gran peso de encima, y consiguió subirse al podio. No se lo podía creer.
  • El próximo mundial va a ser de locura. Más nos vale formar jueces porque los que hay van a caer de agotamiento. Se espera que entre 300 y 400 japoneses se presenten a los wildcards. Eso es aproximadamente el doble de lo que hubo este año, y sin contar al resto de nacionalidades. Para “compensarlo”, Hironori Mii ya ha anunciado que el mundial será de 4 días en lugar de 3. Dios nos pille confesados.
Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

1 Comment

  1. Madre mía no me quiero ni imaginar lo que se va a montar en Tokio, aquello va a ser rodamiento al rojo non stop desenlace final 2. XD

    Haber si nos toca la lotería y nos vamos a liarla a Japón que aquello seguro que se sa-le!

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *