Mini-Review: YoyoApartment General Sword

Esta será una verdadera mini-review, ya que en su momento os escribí sobre el “hermano mayor” de este General Sword. En cualquier caso, voy a tratar de destacar las diferencias existentes entre ambos modelos sin repetirme demasiado.

Como podéis apreciar en las fotos y en las especificaciones, en algunos aspectos son modelos prácticamente idénticos. En cuanto al apartado estético, el GS pierde los bonitos surcos concéntricos en el exterior de los rims. La verdad es que es el único detalle que no me ha gustado, ya que la apariencia del Proto del que os hablé gana bastantes enteros con detalles tan simples pero efectivos como este. Por su parte, el GS añade un pequeño spike que permite utilizar un eje un poco más largo, algo que en muchos casos es sinónimo de mayor durabilidad (sobre todo si abrimos y cerramos muchas veces el yoyo).

El anodizado es liso, en mi caso en un bonito color marrón, aunque hay diferentes versiones en otros colores. No se notan imperfecciones, variaciones de color o marcas de ningún tipo. Sobre la durabilidad o resistencia no os puedo hablar ya que no le he dado ningún golpe aún (ni ganas que tengo)

mini R general sword

En cuanto a jugabilidad, existen similitudes y diferencias. Empecemos por aquello en lo que no difieren: la suavidad del giro. El GS se presenta libre de cualquier tipo de vibración, tanto en la cuerda como en grinds. El acabado no es el mejor para este tipo de trucos, siendo casi imposible sacarse un grind en el dedo o la mano sin guantes, pero si realizamos la prueba de la uña veremos que el yoyo gira limpio y firme. La duración de los dormilones también es muy buena, ayudada por la distribución de peso y el rodamiento cóncavo de 10 bolas, que por cierto es de color dorado y le da un aspecto general bastante elegante.

Si buscamos las diferencias, veremos que el GS es un yoyo que aún siendo unos 4mm más pequeño en diámetro es más pesado que el Proto 32. Esto se traduce en sensación de solidez, pero perdemos parte de la velocidad y agilidad de juego. Este modelo en cuestión se siente más en la cuerda y no nos permite un ritmo de juego tan alto, aunque esta perdida de agilidad no es tan significativa ya que resulta más facil meterlo entre los huecos de las cuerdas. Si hablamos de trucos corporales, evidentemente serán más sencillos con el modelo mayor.

En cualquier caso, y a la espera de que el Proto 32 entre en producción (me han comentado de que hay muchas posibilidades), estamos ante uno de los dos o tres mejores yoyos del mercado en cuanto a relación calidad/precio. Por apenas 33€ tenemos un yoyo que gira mucho y bien, con buen rodamiento y sin defectos evidentes. Sin temor a equivocarme os lo recomiendo a todos, ya sea que queráis adquirir vuestro primer yoyo metálico o busquéis un “beater” bonito y barato que llevar siempre en el bolsillo dispuesto a jugarlo duro. Todo un acierto por parte de Yoyo Apartment.

Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

1 Comment

  1. Tentador…

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *