Mini-Review: YoyoApartment Proto 32

El mes pasado estuve por las oficinas de LaTiendaDelYoyo para recoger un YoyoApartment 1937 v2. Aprovechando la ocasión, me mostraron una caja llena de prototipos que la marca les había mandado para probar. Había 5 o 6 modelos, todos con perfiles similares pero distintos en especificaciones y pequeños detalles. Los estuvimos probando y me gustaron especialmente dos, y por fortuna me dejaron llevarme uno de ellos. No tenía nombre, pero en una de las mitades estaba escrito el material, aluminio 6061, mientras que en la otra ponía Test Product 32.

mini R yoyo apartment

Evidentemente eran pruebas para decidir cual de ellos fabricar, así que cuando el otro día miré la web de la tienda y vi el General Sword en stock no pude evitar que se me escapase una sonrisa. En un primer momento creí que habían elegido el mismo que tenía yo, aunque mirándolo con más detenimiento comprobé que no era exactamente igual. De hecho mi proto tiene las zonas internas planas, mientras que el GS tiene una pequeña protuberancia a modo de spike. También le faltaban los grabados circulares en la zona externa de los rims, pero el perfil era prácticamente idéntico. Fue al ver las especificaciones cuando me di cuenta de que el GS es bastante más pequeño. No era el proto 32, pero qué precio…

El caso es que no puedo hablar del GS porque, aunque estoy seguro de que lo probé en su momento, el que he estado jugando durante más de 15 días es uno de sus “hermanos”. No voy a extenderme mucho, ya que no merece la pena hablar demasiado de un modelo que ni sabemos si algún día verá la luz, pero aún así quería dedicarle unas líneas.

El yoyo tiene un perfil abierto que baja desde los rims hasta el gap en dos ángulos, con dos anillas meramente estéticas en mitad de cada lado. Por la parte externa, los rims están decorados con anillos concéntricos, y aunque la zona de los hubs se mantiene plana el eje no es excesivamente corto. Monta un rodamiento cóncavo de 10 bolas y pads negros, presumiblemente de silicona, que al principio daban bastante respuesta pero se han ido gastando hasta un punto muy equilibrado.

El juego es excelente, sencillamente genial. Cómodo en la mano (al menos con mis manazas), fácil de lanzar y con muchísimo giro gracias a la distribución del peso (especialmente en los bordes, aunque “escondido” hacia adentro). La estabilidad es buena, con cierta tendencia a girar sobre sí mismo en sentido opuesto a las agujas del reloj. La sensación es de un yoyo muy ligero, un poco al estilo Sleipnir de YYR, aunque con más solidez. El perfil y el ancho contribuyen a que acertar la cuerda sea muy facil, aunque obviamente no es demasiado cómodo para trucos cerrados. Pero lo que más me sorprende en una marca tan pequeña y que fabrica en China es la suavidad: impresionante. El yoyo no vibra lo más mínimo, ni en la cuerda, ni en grinds, ni en la prueba de la uña… nada. Incluso permite grinds en el dedo durante algunos segundos siendo raw pulido.

Muchos ya sabéis que en la AEY hemos estado trabajando con MagicYoyo. Y si tenéis alguno, habréis notado que van genial, pero que tanto la calidad del aluminio como el acabado se notan un poco más pobres que los de otros de marcas más contrastadas. No conozco aún los acabados de YoyoApartment, ya que los dos que tengo son de aluminio desnudo, pero os puedo garantizar que la sensación que dan es de mucha calidad.

La verdad es que si el 1937 me gustó mucho, tengo que reconocer que este proto me gusta aún más. Si el General Sword es al menos la mitad de bueno, probablemente sea el mejor yoyo de aluminio en relación calidad/precio.

Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *