Entrevista: Ernie Kaiser

You can read this interview in english HERE

Ernest Kaiser es un ingeniero aeroespacial que un día decidió dar un paso adelante y aplicar sus conocimientos a uno de sus hobbies favoritos: el yoyo. Fundó su propia marca y no le costó demasiado hacerse un hueco en la difícil escena norteamericana. En la actualidad, sus productos tienen fama mundial y sus yoyos se han convertido en el standard de suavidad del mercado. Hoy vamos a tratar de conocer un poco más sobre el personaje, su trabajo y sus expectativas para el futuro. Allá vamos.

Alfredo: La primera vez que oí hablar de General-Yo fue con el lanzamiento del Five Star. Leí en el foro de Yoyonation que iba a ser un yoyo increíble, y las especificaciones pintaban muy bien. Después de investigar un poco, descubrí que habías trabajado durante años como ingeniero aero-espacial. ¿Cómo llega un ingeniero a crear su propia marca de yoyos?

Ernie: No fue intencional. Había vuelto a enamorarme del yoyo después de más de 30 años, al descubrir que los yoyos modernos se fabricaban en tornos CNC. Había estado haciendo piezas de precisión para aeronaves la mayor parte de mi vida adulta, y quise mi propio diseño.  Tengo amigos que son dueños de tiendas de mecanizado, así que le pedí a uno de ellos que me ayudara a fabricar un diseño que había realizado. Había hecho amistades con jugadores del muelle de Redondo Beach, donde Yoshi Mikamoto daba clases de yoyo, y simplemente quería fabricar 10 o 20 por diversión. My amigo pidió una barra entera de aluminio, suficiente para 50 o 60 piezas. Después de meditarlo un poco, le dije que la hiciéramos entera. Tras pagar por todo esto, registré General-Yo como autónomo para desgravarme impuestos.

 Aunque era una posibilidad remota, le pregunté a tres tiendas de yoyo online si querrían venderlos. Yo-Mike, de TheYoStore se interesó tras ver una foto, y Pete de Euro-Yo en el Reino Unido también dijo que sí. Pat de Yoyonation también aceptó… aunque me costó convencerle. Después de tener los yoyos en la estantería durante siete semanas, no tenía grandes expectativas. De repente, la gente que lo había probado empezó a hablar bien de ellos, diciendo lo suaves que eran y lo bien que se jugaban. Se vendieron todos y empezaron a pedirme más… y así nació General-Yo.

Alfredo: Ese primer modelo fue el Torrent. He leído muchas veces que es uno de los mejores primer yoyo de una marca debutante. La escena del yoyo es pequeña si la comparamos con otros hobbies, pero de todos modos… ¿Cómo te sentiste con una bienvenida así?

Ernie: Me sentí abrumado, me pilló por sorpresa. Recuerdo algunas noches en las que trataba de dormirme, pero la excitación hacía que mi corazón latiese como loco y no conseguía relajarme. Posteriormente me explicaron que se llama estrés eufórico. Es una sensación increíble que estoy agradecido por haber podido experimentar en mi vida.

Alfredo: Yo compré la primera tanda del Five Star y la verdad es que me gustó mucho durante un tiempo. Todavía lo tengo en mi colección y no lo encuentro viejo o desfasado. En cualquier caso, hubo halagos y también quejas, como por ejemplo sobre el sistema de respuesta, así que diseñaste la segunda tanda con un gap un poco más ancho. ¿Para ti fue un problema real o el yoyo tuvo tanto éxito que quisiste hacerlo todavía mejor?

Ernie: Yo no era un competidor, sino que jugaba por diversión. Diseñé el Five Star con un gap de 3.8 mm para poder hacer mis binds más facilmente. Hice el yoyo para mí mismo. Tenía una catch zone más ancha para facilitar los trucos, pero varios jugadores profesionales empezaron a decirme que debía aumentar el gap para poder meterle más cuerdas. Así que lo ajusté en la segunda tirada. La mayoría de yoyos tenían la vieja respuesta tamaño 555, pero las cosas empezaban a cambiar y sabía que mi siguiente diseño necesitaría una respuesta más profunda y estrecha.  Así, los hat-pads aparecieron con mi tercer diseño, el Hatrick.

Alfredo: General-Yo se convirtió en una marca fetiche para muchos jugadores en menos de un año. ¿Lo sentiste como un empujón o como un problema, con todo el mundo esperando que el siguiente modelo fuera siempre mejor que el anterior?

Ernie: Un empujón, pero no un problema. Este hobby que tenía era realmente divertido, y empecé a pasar más tiempo en la tienda probando nuevas técnicas de mecanizado, siempre tratando de hacerlo mejor.

Por primera vez estaba preocupándome por mi propio producto, en lugar de intentar alcanzar las expectativas de mis clientes de la industria aeroespacial. Encontré una verdadera satisfacción en aquello. También aprendí a apoyarme en mi equipo y sus ideas para el siguiente diseño. Me ayudan a centrarme en lo que es necesario. Me siento muy agradecido por tenerlos, somos como una familia.

Alfredo: He visitado tu página web y comprobado los miembros del equipo y, como bien dices, parece más una familia, un grupo de amigos, que un equipo de competición. ¿Cómo los eliges?

Ernie: Al principio y aún hoy, es el equipo el que elige General-Yo. Siempre he elegido a gente a la que le encanta mi producto. Podría decirse que significa mucho más para mí que les importe realmente mi marca que sean buenos jugadores. Tengo confianza en que lo harán lo mejor que puedan, y como contrapartida, trato de darles algo de lo que se sientan orgullosos de representar.

Aquí, en la costa oeste de California, tenemos encuentros del equipo y me dan información de lo que les gustaría ver en el próximo lanzamiento. Lo que hago depende de ellos, y me esfuerzo al máximo por que siga siendo divertido.

Alfredo: Así que gente como yo, que no somos jugadores expertos pero en cierto modo tenemos el yoyo como algo muy importante en nuestras vidas, tenemos una oportunidad… ¿Es posible ver un jugador español en tu equipo en el futuro?

Ernie: Cualquiera jugador de cualquier país es posible. Si a alguien le gusta de veras General-Yo y compite de manera activa, estoy abierto siempre a ver sus videos y enviárselos a mi equipo para que lo revisen. Mi equipo es lo suficientemente grande ahora así que les dejo tomar la mayoría de decisiones.

Alfredo: Diseñar yoyos supone tener en cuenta muchas cosas en las que la gente normalmente  no piensa. ¿Qué es lo más difícil de acuerdo a tu experiencia?

Ernie: Según aumentan y se diversifican los estilos, y el peso se mueve para conseguir ciertas características, a veces se vuelve complicado mantener un giro suave.  Empleo todos los trucos que he aprendido sobre mecanizado en ello, y créeme, soy tremendamente quisquilloso hasta conseguir los resultados que busco. Hay veces en las que no estoy contento con los resultados obtenidos y paro totalmente la producción hasta que encuentro el problema.

En esos casos, el tornero empieza otro trabajo, dejando mis yoyos a un lado hasta que tenga otro hueco. Algunos modelos como el KLR tardan meses en ser completados.

Alfredo: He tenido el Torrent, Five Star, Hatrick, Torrent II, Entheos y KLR, y me he perdido el Mini-Star, Essence y Magnum. ¿Cuál de esos modelos es especial para ti? ¿Cual fue un desafío mayor?

Ernie: El más especial fue el Five Star. Era mi segundo lanzamiento, y la primera vez que me di cuenta de que General-Yo era una marca a la que se tomaba en serio. Con la segunda hornada de Five Star recuerdo que fui al primer campeonato como vendedor. Mi primera vez sentado en una mesa vendiendo mi producto en la conocida DXL Battle. Los chicos estaban todos en fila para conseguir un Five Star. Los padres les hacían fotos a sus hijos conmigo, y vendí todo lo que había llevado conmigo. Fue uno de los mejores días que recuerdo.

El mayor desafío fue sin duda el Magnum. Para los principiantes, la mayoría de torneros no quieren oír ni hablar del magnesio, ya que si salta una chispa ya puedes decir adiós a tu torno. Es muy inflamable, y arde a una temperatura altísima. Lo suficientemente alta para calentarlo hasta el punto de fundir el metal y dejarlo inservible. Después de conseguir que mi amigo el tornero lo hiciera, quedaba la tarea de chaparlo en nickel sin que vibrara, y hacer entender a la gente de que el magnesio no se conservaría bien en climas húmedos como Reino Unido o Canadá.

Alfredo: La verdad es que me fastidió bastante no poder conseguir un Magnum. ¿De dónde sacaste la idea de usar el magnesio para fabricar un yoyo? ¿Por qué?

Ernie: Sabía de toda mi vida trabajando con piezas aeroespaciales que el magnesio es un 30% más ligero que el aluminio, así que tenía toda esa masa extra para diseñar el yoyo con peso en los bordes definitivo y más extremo.

Las paredes del magnum eran tan finas como las de mis otros yoyos, ¡pero echa un vistazo al tamaño de esos rims! Desde mi punto de vista como ingeniero, es buscar los límites de la estabilidad en un yoyo. En aquel momento, el peso por fuera estaba de moda, y traté de usar el magnesio por ese motivo. No quería solo un yoyo que diese que hablar.

Alfredo: Si no me equivoco, la primera vez que utilizaste el grabado “Badass” fue con el Mini-Star. Hoy en día se ha convertido en una de las señas de identidad de la marca. ¿De dónde salieron la calavera y la chistera?

Ernie: El Hatrick fue el primer modelo en utilizarlo. Me quedaban algunos colores de pruebas de anodizado. Como 10 o 12 yoyos todos distintos, y quise hacer con ellos algo especial. Mi amigo de la tienda de grabados a laser me ayudó a diseñar la chistera del Hatrick. Soy motorista y traté de mostrar algo de la personalidad de mi marca. El resultado fue una majestuosa calavera, y le pusimos encima la chistera que ya teníamos. Le dije a mi amigo “That is Bad Ass!!!”

Al principio ni siquiera pensé que se venderían, pero cuando se lanzaron al público todo el mundo se volvió loco. Lo que hago ahora es separar algunos yoyos, los que mejor van, y marcarlos como “BadAss”. Ya es para nosotros una tradición. Ahora le hemos puesto una corona a nuestra calavera en el Majesty. Me encanta.

Alfredo: Después de diferentes modelos con perfiles parecidos pero diferentes especificaciones, hace un par de años llegó el Entheos. Era muy distinto, y creo que fue la primera vez que uno de tus yoyos no se vendía tan bien como se esperaba. ¿Piensas lo mismo?

Ernie: Sí, el Entheos era una idea que tuve cuando apenas empecé. En aquel momento la tendencia era hacia diámetros mayores y menor peso. Hice exactamente lo contrario. Pero era sencillamente algo que tenía que hacer. Hay gente a la que le gustó de verdad, y me siento feliz por ello.

Alfredo: En cualquier caso, volviste con el KLR, que me parece es tu primer yoyo de competición. Tengo uno y la verdad es que me gusta mucho. Además, también es muy diferente a cualquier otra cosa que hayas diseñado en el pasado. ¿Fue una petición expresa de tu equipo?

Ernie: Sí, como he comentado con anterioridad, fabricar yoyos año tras año requiere planificación y escuchar lo que se quiere y se necesita. Al principio era solo un hobby, hacer cosas que me gustaban.

Alfredo: Me interesa mucho tu relación con Aman Sircus y su empresa, Aurora Custom Anodization. Cada vez que trabajáis juntos, el resultado es impactante. ¿Cómo lo encontraste?

Ernie: Me pidió unos cuantos hat pads para un yoyo que estaba fabricando. Había visto parte de su trabajo y le pregunté si no le importaba anodizarme una tanda. Lo hicimos, y desde entonces nos hemos hecho buenos amigos. Aman es un artista, no simplemente un tipo tratando de anodizar. Tiene algo mágico.

Alfredo: Antes has nombrado el Majesty, que es tu último lanzamiento. He visto fotos y comprobado las especificaciones, y me parece que será otro excelente yoyo de competición. Es más ancho y parece más orgánico que el KLR. ¿Es una revisión de ese modelo o nació como una idea totalmente distinta?

Ernie: Cogí el modelo en CAD del KLR y lo modifiqué completamente. Creo que lo único que quedó de él es el cono central y el asiento del rodamiento. La mayoría de las veces las marcas usamos viejos diseños como puntos de partida en lugar de empezar con una pantalla en blanco.

Alfredo: General-Yo es actualmente una marca con una gran reputación y cada modelo tiene que alcanzar ciertas expectativas. ¿Sigues tratando tu marca como un hobby? ¿Se puede vivir de fabricar yoyos?

Ernie: Es y probablemente será siempre un hobby, algo divertido. Me encantaría poder vivir de ello. Los fabrico en los tornos de un amigo que hace un gran trabajo. Está siempre muy ocupado con encargos y es difícil sacar huecos para mecanizar yoyos. Quizás algún día encuentre el modo de hacerlo. De momento trabajo muchas horas programando piezas para la industria aeroespacial. Cuando hago una tirada de yoyos, empleo todo mi tiempo libre. Mi mujer me ayuda, e incluso a veces contrato a un miembro del equipo, Alex Lee, que vive cerca de mí.

Alfredo: Creo que buscar los límites y divertirse al mismo tiempo es la mejor forma de avanzar. Una de las cosas que hecho en falta y me encantaría ver es un General-yo de titanio. ¿Has planeado alguna vez trabajar con titanio? ¿Veremos algo así en algún momento?

Ernie: Diseñé un Five Star de titanio hace años, cuando estábamos trabajando en la segunda versión. El precio del titanio ascendía a 50$ por yoyo. Siempre quise fabricarlo, pero he estado esperando encontrar una buena oferta. Estoy seguro de que en el futuro terminaremos haciéndolo.

Alfredo: La última: el mercado es más difícil y competitivo cada día que pasa, con muchas marcas, productos de altísima calidad por todos lados. Mientras, los precios continúan subiendo al tiempo que la gente dispone de menos dinero para gastar por culpa de la crisis… ¿Cómo ves el futuro? ¿Crees que seguirás en esto mucho más tiempo?

Ernie: No fundé General-Yo para hacer dinero. Un yoyo, para mí, es una forma muy especial de arte de la ingeniería. Si continúan surgiendo ideas y sigo divirtiéndome, simplemente seguiré con ello. Aunque solo venda 20 al año.

Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

3 Comments

  1. Muy buena entrevista alf!!! Me encanta ver como hay gente que ama el yoyo como Ernie, pero me queda una duda, no será motorista en vez de ciclista? Lo digo por que una vez lo vi en un video con una chopper vacilando…XD

  2. Cierto Jfran, error en la traducción: me puso bike y lo traduje como bici, no como moto. Pero es cierto que Ernie es un motero en plan chopper total.

  3. El caso es que tiene pinta de motero que flipas, no de ponerse leotardos y beber aquarius hahahahahaaha

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *