Review: X-Cube Teh Yo

Hace apenas dos semanas Alexandre Valin aterrizaba en Madrid para asistir al CEYY2012, y lo hacía con un maletín lleno de su nuevo modelo: Teh Yo. Habíamos chateado sobre él en un par de ocasiones, y siempre le insistí en mis dudas sobre un yoyo tan estrecho. Y él siempre me respondió lo mismo: “Es todo catch zone, tienes que probarlo”.

Me resultaba extraño que XCube, que empezó su andadura con diseños extra anchos como el Steamroller o Stampede, de repente se fuese al polo opuesto para diseñar un perfil de apenas 36mm. Pero en esta ocasión el diseño y el concepto corrían por parte de Mathieu Marechal (Graou), que tenía muy claro cómo quería que fuese “su” yoyo.

Por mi parte, ya conocía las especificaciones y había visto fotos del yoyo raw, pero los acabados disponibles se mantenían en secreto. Por eso, cuando los tuve delante, no pude evitar frotarme los ojos: los avances que habíamos visto en el Aware Team Edition se han consolidado en el nuevo Teh Yo.

Cuatro anodizados distintos, a cual más interesante. Xela me ofreció uno y lo cogí sin pensarlo dos veces. “Puedes cambiarlo por otro si lo prefieres”. Ni hablar, me gustan todos, no sabría cuál elegir…

PRIMERAS IMPRESIONES

Cuando coges Teh Yo no te das cuenta de lo grande que es. Su diámetro es de 58mm, pero su estrechez convierte el resto de detalles en elementos secundarios. El tacto es suave, el color brillante y el perfil cómodo de sostener. El primer lanzamiento siempre es importante porque entran en juego nuestras expectativas. En mi caso, tenía bastante claro que no me iba a gustar, más que nada por las especificaciones. Pensaba que no iba a dar ni una, que no podría jugar con un yoyo tan estrecho.

Pero el caso es que las expectativas a veces no se corresponden con la realidad. Unos pocos minutos de juego bastaron para traer a mi memoria un yoyo que, en su momento, me encantó: el Flying V de SPYY. No es que se parezcan, es simplemente el concepto de yoyo: estrecho, con spikes muy marcados y un giro suave, largo, estable. Es cierto que al principio me costó sacar limpios mis trucos habituales, pero al cabo de unas horas todo volvió a la normalidad. Pues va a ser que no me disgusta del todo…

ACABADO/ESTÉTICA

Por primera vez y después de 5 modelos, XCube ha decidido cambiar la presentación de sus yoyos. En lugar del ya típico tubo de cartón, encontraremos Teh Yo en una bolsita de tela negra, suave y fina al tacto, pero que protege muy bien el yoyo. Además, lleva el logo de la marca serigrafiado.

Tras abrirla, comprobaremos que los acabados de la marca han pasado al siguiente nivel. El blast sigue siendo el mismo: suave al tacto, color brillante y una capacidad para grindar fuera de lo común. Creo que actualmente es mi superficie favorita, un puntito por encima del soda blast de One Drop. Pero el anodizado… definitivamente, ha subido varios escalones en cuanto a calidad.

Se hicieron pruebas de splash con las ediciones para el equipo del Zeus y Lagoutte, que como bien recordaréis no salieron perfectas del todo. Posteriormente, se introdujeron los fades con el Aware, modelo con el que por fin los splash fueron excelentes. En este caso, disponemos de dos acabados fade y  otros dos splash con fade. Es difícil describirlos con palabras, pero podéis comprobar las versiones disponibles en España en este enlace. La que yo tengo es un fade de rojo a azul, que resulta en diferentes tonos de morado cuando los dos colores se tocan. Impresionante.

Los grabados a laser han sido diseñado de nuevo por nuestro querido Morapio, y consisten en una extraña pero sugerente combinación de calaveras, estrellas, pájaros, flores y alambre de espinos que rodean la parte externa de los rims. Además encontraremos el número de serie en una mitad y el logo de X³ en la otra.

Para rematar el conjunto, el tremendo spike le da un aspecto de lo más agresivo. El yoyo tiene formas orgánicas en el perfil, y el spike le va a la zaga. Puntiagudo y alargado, es uno de los más terribles que podemos encontrar en la actualidad. Es imposible que pueda hacernos daño, ya que no sobresale de los rims, pero es a la vez estético y útil. Todo un acierto.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Teh Yo usa el ya rodamiento estandard de la marca: cóncavo en tamaño C. Los rodamientos cóncavos son mis favoritos desde siempre, y raro es el modelo al que le sientan mal. En este caso, y siempre en en mi opinión, le viene como un guante. Además, se ha mejorado notablemente el asiento del rodamiento, consiguiendo que no se quede encajado y no haga falta usar herramientas para extraerlo, pero conservando la suavidad en el giro y la ausencia total de vibraciones.

Otro elemento que ha sufrido modificaciones es el sistema de respuesta. Como ya sabréis si habéis leído mis anteriores reviews, nunca me ha gustado la respuesta que daban los Cross Pads. En este caso, desde el primer momento noté que la respuesta era mejor, más suave y sin perdidas de tiempo de giro. En cuanto tuve la oportunidad, le pregunté a Xela al respecto. Efectivamente, ha disminuido el grosor de los pads por lo que ya no sobresalen de la pared del yoyo. De hecho, puede que incluso queden un poco por debajo. La medida de modificar los pads y no la profundidad del recess es inteligente, ya que no solo beneficia de ello  Teh Yo y los próximos modelos, sino que podemos cambiar los pads a los anteriores si no nos apetece siliconearlos.

La pared que rodea al recess para la respuesta es pequeña y está algo elevada, tratando de minimizar la fricción mientras se juega, lo que combinado con los pads mejorados y el rodamiento cóncavo alarga considerablemente los tiempos de giro.

El perfil es abierto y redondeado, muy estrecho y un poco acampanado, y termina en un ángulo recto con los bordes suavizados para mayor comodidad. Los rims tienen bastante peso, aunque el reborde interno no es demasiado pronunciado. Los spikes, como ya he dicho, son largos y puntiagudos, y además de estéticos son más que utilizables para trucos estilo “matador”.

Veamos las especificaciones:
Diámetro: 57,90 mm.
Ancho: 36,35 mm.
Peso: 63,3 gr.
Gap: 4,40 mm.
Rodamiento: cóncavo tamaño C
Sistema de Respuesta: X-Cube Cross Pads (admite silicona líquida)

EN JUEGO

Una palabra sobresale por encima del resto cuando hablados del juego: suavidad. Teh Yo es tan suave como el culito de un bebé, tanto al tacto como en giro: ausencia total de vibraciones de ningún tipo.

No voy a engañaros, os costará un poco acostumbraros al perfil estrecho, pero tampoco es el fin del mundo. De hecho, los que hayáis jugado un YYF G5 o un SPYY Flying V sabréis a lo que os atenéis. Estamos ante un modelo un poco más estrecho que el G5 y algo más ancho que el Flying V, pero su catch zone efectiva es superior a ambos modelos, por lo que resulta más sencillo que caiga en su sitio. Tras lidiar algunos días con él, y viniendo de “bestias anchas” como el Berserker o el Panda vs Bear, empecé a sentirme más que cómodo e incluso a mejorar mi juego. Es como si te forzase a jugar más limpio y ser más preciso en los movimientos y saltos, por lo que volver a un yoyo ancho supone que de golpe todo te salga mejor que antes.

El yoyo se siente rápido y ligero, con buenos tiempos de giro y gran estabilidad. La respuesta es la justa, permitiendo binds vistosos pero sin recogerse de modo inesperado. Los grinds en el dedo son excelentes: suaves, largos y controlables. Incluso siendo estrecho, el dedo índice encaja perfectamente en el perfil curvo, manteniendo el yoyo bajo control en todo momento. Los trucos de pulgar, por contra, son muy difíciles, ya que el reborde es un poco pequeño y la copa no lo suficientemente profunda como para mantener el dedo dentro. No son imposibles, pero sudaréis tinta china.

Cosa aparte los trucos usando los spikes. Son tan afilados que es sencillísimo tener el yoyo girando tu dedo como si fuese una peonza. Eso sí, cogerlo al vuelo como si fueran hubstacks está al alcance de muy pocos. ¿Os atrevéis a intentarlo?

CONCLUSIONES

Teh Yo es un modelo en el que XCube y Mathiew Marechal vienen trabajando desde hace más de un año, puliendo cada detalle y modificando cada prototipo para que el resultado fuese ni más ni menos que el deseado desde un principio. Puede parecer que un yoyo tan estrecho no entra en la filosofía de la marca, pero nada más lejos de la realidad. Xela nunca ha dicho que fuese a diseñar solo yoyos anchos, sino que su objetivo era crear productos de grandísima calidad y que fueran interesantes, nuevos, diferentes, extremos. Y nadie puede negar que estamos ante un diseño elegante, bonito y extremo. Si a eso le sumamos la calidad técnica, que ya es una seña de identidad de la marca, y los nuevos anodizados, tenemos una auténtica joya tanto para jugar como para coleccionar.

Si buscáis algo interesante y diferente, tenéis a vuestra disposición cuatro acabados, a cual más bonito. Tendríais que ver el mío girando… hace un efecto alucinante, soltando destellos de azul y rojo según cambia de dirección. Y si buscáis algo más ancho, siempre tendréis el Zeus.

Pros

  • Hay 4 acabados disponibles, a cual más bonito.
  • Yoyo de gama alta, con un mecanizado impecable y un giro largo y suave.
  • El spike más divertido que me he encontrado nunca.

Contras

  • El perfil es un poco estrecho para el standard actual.
  • La estabilidad empeora a bajas rpm.
  • Os costará elegir entre uno de los 4 acabados… ¿es un problema?

Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *