Review: One Drop Code 2 Nautilus

Introducción

A mediados de enero de 2011, y poco después del exitoso lanzamiento del CODE1 (Community One Drop Experiment 1), se anunciaba el CODE2. Para el primero, la gente de One Drop fue ofreciendo diferentes alternativas de diseño que se fueron votando en los foros. Pero esta vez la historia sería bien distinta, ya que eran los propios usuarios del foro los que debían concebir un concepto de yoyo y presentarlo a concurso. No había que saber utilizar un programa en 3d ni ser el rey del diseño. La clave estaba en tener una idea y convencer al resto de que funcionaría, siguiendo unas reglas bastante simples. Con todas las entradas, se procedió a la votación final, resultando ganador el proyecto de Jason Rodriguez. Tras un periodo de prototipos y pequeñas modificaciones, el resultado final fue el CODE2: Nautilus.

La verdad es que con lo muchísimo que me gustó el CODE1, al principio no presté atención al nuevo lanzamiento. Una cosa es un yoyo diseñado por “profesionales” del mundillo y otra bien distinta cuando el que se pone a la cabeza del proyecto es un “simple jugador más”. Pero esta vez, como muchas otras, yo estaba equivocado. Tener un jugador como diseñador jefe puede ser una buena idea, sobre todo si se deja aconsejar por gente con mucha experiencia en el mecanizado. La combinación final resultó explosiva, y cuando por fin puse mis manos sobre uno de estos CODE2 quedé realmente impactado. Lo que se suponía que iba a ser una o dos semanas de juego para escribir otra review se ha alargado más allá de un mes. Tal vez no sea el mejor yoyo del mundo, pero sin duda es algo especial. Empecemos…

Etimología y antecedentes

El Code2 iba a llamarse en primer lugar Orion, pero Jason Rodriguez tuvo la mala suerte de que los chicos de String Theory se le adelantaron. Tras una breve reflexión, decidió llamar a su pequeño Nautilus.

El nombre tiene muchas connotaciones, y no estoy seguro de cual de ellas será la correcta. Lo primero que se me vino a la cabeza fue Julio Verne y sus Veinte mil leguas de viaje submarino, novela futurista en la que el capitán Nemo surca los mares a bordo de su submarino, el Nautilus. La obra es todo un clásico, totalmente adelantada a su época (como todo Julio Verne, en cualquier caso), pero no terminaba de entender la relación con el yoyo.

Tirando más del hilo, encontramos que el Nautilus es también un molusco, más concretamente un cefalópodo, una especie de pulpo que vive dentro de una concha. Esto no tendría mucho que ver si no entra en juego el matemático Fibonacci. Muchos le recordaréis de la escuela, ya que la sucesión de Fibonacci a veces nos traía por la calle de la amargura. Pero Fibonacci también está relacionado con términos como “el número de oro”, la “proporción áurea” o la “espiral de oro”. Utilizando su sucesión y el número de oro se pueden dibujar una serie de rectángulos. Al unir los vértices de estos rectángulos, se obtiene una espiral que aparece muy frecuentemente en la naturaleza, como por ejemplo en la concha de los Nautilos o en algunas galaxias (como la de Orion, nombre inicialmente previsto).

Todo esto es bastante complejo y no merece la pena contarlo más en profundidad, aunque si estáis interesados podéis visitar este enlace o ver este vídeo, que a buen seguro os llevará a muchos otros.

Mi intención no es tanto explicar por qué Jason eligió el nombre, ya que eso solo lo sabe él mismo, sino decir que no lo eligió así como así. Tuvo en cuenta, como él mismo explicó en el foro de one drop, algunas de estas referencias al encontrarlas muy interesantes. Ahí queda eso…

Primeras impresiones

Los que somos padres y tenemos más de un hijo sabemos perfectamente que es inevitable compararlos. Siempre se dice que las comparaciones son odiosas, pero también son humanas, así que lo primero que hice cuando tuve el Code2 fue intentar compararlo con el Code1. Tal vez el Code1 sea más rápido y probablemente consiga mejores tiempos de giro, pero por contra el Code2 me resulta más cómodo y me parece más suave. En cualquier caso, las comparaciones no sirven si tenemos en cuenta que se pueden intercambiar los Side Effects. Utilizándolos sabiamente, cada uno de ellos puede ser más ligero o pesado que el otro, girar durante más tiempo, etc.

Por tanto, creo que lo más justo es centrarme en el Code2 según viene en la caja, con su spike original y sus especificaciones. Y he de decir que desde el primer lanzamiento me pareció un yoyo facil, cómodo y tremendamente adictivo. Se mueve rápido pero con cierta sensación de flotar, responde perfectamente cuando le exigimos y gira especialmente fino. Creo que es el yoyo de One Drop que más sensación de suavidad me ha dado hasta la fecha.

Acabado/Estética

Estamos ante un yoyo bonito, muy bonito. Cuando vi los primeros bocetos me pareció que su creador quería recrear en cierto modo el perfil ya clásico de los modelos japoneses. Para ser sincero, pensé que iba a clavar un YYR añadiendo side effects. Pero mientras el proyecto iba tomando cuerpo y refinándose, los pequeños cambios le aportaron un aspecto único, rematado con el toque final: surcos en el catch zone, al estilo del primer Project. Una de las señas de identidad de la marca que hace que la reconozcamos inmediatamente.

El perfil sigue pareciendo japonés, pero en realidad es un estilo que se está imponiendo poco a poco en muchísimos modelos. Solo hay que mirar el nuevo CLYW o algunos de los C3yoyodesign más recientes para pensar que si algo funciona, todo el mundo se quiere subir al carro.  Los bordes de los rims están muy bien redondeados y son realmente cómodos tanto al lanzar como al hacer bind. Las caras internas tienen varios planos y rematan en un spike en forma de cono. Es el mismo que usaba, por ejemplo, el 54, pero hay que reconocer que le sienta como anillo al dedo.

Mi modelo es azul liso, con acabado pyramatte, y venía originalmente con spike de aluminio anodizado en negro. Tal vez la combinación era un poco seria, así que decidí sustituir los side effects por otros de color naranja. El resultado me encanta.

Los grabados a laser tal vez sean lo más flojito del conjunto. El nombre de Code2 aparece muy pequeño, con el logo de Nautilus más grande con las letras contorneadas. Tal vez se podría haber añadido alguna referencia más al significado del nombre, aunque los grabados ultimamente se pierden entre tanto acabado splash y acid wash. De vez en cuando un poco de sobriedad incluso se agradece.

Características Técnicas

Como ya he dicho, el Nautilus tiene el perfil abierto en V al estilo de los populares modelos japoneses. Es todo un full size con 56 mm de diámetro y un ancho suficiente como para cazar siempre la cuerda. El yoyo baja desde los rims hasta la zona del gap en dos ángulos, con el primer tramo prácticamente recto y el segundo convexo. Es esta segunda sección la que lleva los característicos surcos de One Drop, que además de un propósito estético sirven para facilitar los trucos de grind. Al llegar a la zona de respuesta la pared se eleva, dejando muy poca zona de fricción con la cuerda.

Las copas tienen un anillo IRG no muy pronunciado pero que atrapa bien el pulgar, y avanza en tres diferentes planos inclinados que terminan en el asiento para los side effects. Como ya he dicho, son los típicos en forma de cono, los primeros que se comercializaron, pero uno de los más bonitos. Como siempre, el uso de side effects permite cambiar tanto el peso total como la distribución del mismo. Además, en los últimos tiempos los de aluminio se pueden encontrar anodizados en distintos colores, permitiendo personalizar aún más el yoyo. Como ya habréis leído en otras reviews, el sistema de montaje y sustitución es tremendamente sencillo, y además sirven de asiento para el rodamiento. Si tenemos cualquier problema, sustituyéndolos por unos nuevos se soluciona.

El rodamiento es el clásico 10ball bearing de One Drop: suave, silencioso y sin respuesta desde el primer momento. Si en el Code1 mantuve el rodamiento original, en esta ocasión he usado un cóncavo de 10 bolas y el resultado es espectacular. El sistema de respuesta consiste en flow groove pads y admite silicona líquida. Ya sabéis que me encanta el Motorsil, pero con los pads de One Drop no me hace falta: son francamente buenos.

Veamos las especificaciones:

Diámetro: 56 mm.
Ancho: 43,93 mm.
Peso: 66,80 gr. (63,54 sin los side effects)
Gap: 4,62 mm.
Rodamiento: One Drop 10ball bearing
Sistema de Respuesta: Flow Groove pads (acepta silicona líquida)

En Juego

No os dejéis engañar por los casi 67 gramos de peso que acabáis de leer. Este Nautilus se mueve con muchísima agilidad, con una sensación a mitad de camino entre veloz y flotante. Con el Code1 estuve probando combinaciones de peso con diferentes Side Effects, pero esta vez ni siquiera me lo he planteado: el yoyo es perfecto para mí según viene.

Facil de lanzar, es probablemente el modelo de One Drop más suave de todos los que he probado. No encontraremos vibración ni en grinds, ni en la cuerda, ni con la uña…  ni con un sismógrafo. El gap es lo suficientemente amplio para admitir mucha cuerda, y combinado con la zona de respuesta elevada y los flow groove pads no se engancha nunca. No he tenido ni una recogida inesperada en todo el mes, y eso que yo no soy precisamente un jugador limpio. La distribución de peso es muy buena, permitiendo un yoyo que se mueve con agilidad a la vez que tiene el suficiente peso en los bordes para que los dormilones sean larguísimos (si no me creéis, mirad cómo le aguanta a Plamek en el freestyle con el que ganó el EYYC’12).

El perfil ancho, abierto y redondeado es una delicia para cazar la cuerda, y los slacks y lacerations entran francamente bien. Los trucos de grind aguantan bastante, pero el acabado pyramatte no es el mejor para esto. La superficie es suave y el yoyo grinda, pero echo de menos el soda blast que tanto me gusta.

También había leído que Jason tenía en mente favorecer los trucos horizontales. La verdad, lo he intentado, pero ya sabéis que no es mi punto fuerte. Es cierto que consigo lanzarlo e incluso hacer la “banana” y el yoyo parece aguantar bien la horizontal, pero no tengo trucos para forzarlo en estas condiciones y buscar sus límites.

Lo que sí he comprobado es que el lazo queda bien abierto en los suicidas, facilitando mucho las cosas, y que las rejections salen a las mil maravillas. El Nautilus responde muy bien a los cambios de dirección y de ritmo, adaptándose a cualquier tipo de juego. Un auténtico todoterreno.

Conclusiones

Sin lugar a dudas, estamos ante otro gran acierto de One Drop. Si el Code1 fue el auténtico soplo de aire fresco que necesitaba la marca, implicando a toda la comunidad en un proyecto único, el Code2 tiene espíritu de freelance aderezado con los años de experiencia de David y compañía. Estamos ante un yoyo con mucha personalidad y un aspecto impecable, perfectamente diseñado y mecanizado, que permite la personalización mediante side effects y está disponible en una cantidad de acabados increíble. Si a esto le sumamos su suavidad, estabilidad y comodidad, tenemos un juguete que hará las delicias tanto del jugador ocasional como del competidor más exigente. Chicos, os lo dice Jason Rodriguez y os lo digo yo: tenéis que probar el Code2.

Pros

  • Yoyo moderno, cómodo y con prestaciones de competición.
  • El uso de side effects y la gran variedad de acabados hace que las combinaciones sean casi infinitas.
  • El yoyo más suave de todo el catálogo One Drop.

Contras

  • Los grabados a laser son un poco simples.
  • El acabado pyramatte es bueno, pero echo de menos el soda blast.
  • Cuando tengáis uno, querréis tener dos…
Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

4 Comments

  1. Gracias por la review, yo estoy ahorrando lo suficiente para comprarlo, tengo muchas ganas de probarlo y con esta review me habéis terminado de convencer.

    ¡Saludos!

  2. La verdad, en el juego no conozco ninguno de los Code, pero estéticamente no me atraen nada, y los spikes sobretodo en este segundo modelo están metidos como para dentro, lo que no ayuda.

  3. Para los gustos se hicieron los colores… 😉

  4. Eso seguro, jaja.

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *