Review: X³ Lagoutte

Lagoutte era el único modelo de  que me faltaba para la colección cuando viajé a Praga en enero para el EYYC’12. Para el viaje solo me llevé dos yoyos en el bolso: el ZeuS, también de , y el Decapod de Ten Yoyo. Estos dos modelos “robaban” casi todo mi tiempo, y de hecho escribí sus respectivas reviews por aquellos días. A la vuelta, me volví loco con el Berserker, y apenas le hice caso al Lagoutte Team Edition que Xela me había regalado. Ya sabéis como soy: cuando me da por algo, no hay vuelta de hoja. Pero el pequeño gran yoyo de competición francés supo esperar su turno, y hace un par de semanas decidí darle la oportunidad en una de mis rotaciones.

Con una pequeña modificación en la respuesta y unos días de juego, me convenció para escribir una review. Steamroller, Stampede y sobre todo ZeuS habían dejado el listón muy alto, así que el Lagoutte tenía que hacer las cosas bien para mantener el nivel. ¿Lo habrá conseguido?

PRIMERAS IMPRESIONES

Viniendo del ZeuS y Berserker, yoyos anchos y grandes, el Lagoutte de primeras me pareció pequeño. Tiene 54 mm de diámetro, que no es poco, pero todo es grande o pequeño según con qué lo comparemos. El caso es que en los primeros lanzamientos me encontré con un yoyo que se me hacía undersized y rapidísimo, difícil de controlar para alguien como yo.

Con el paso de los días, todo se fue normalizando y empecé a sentirlo y “entenderlo” como realmente es. Estamos ante un yoyo de buen tamaño, con un perfil acampanado que entra perfectamente en la cuerda, ligero pero con el peso bien distribuído y muchísima agilidad. En la segunda semana lo disfruté de veras, y creo que fue cuando decidí escribir sobre él. Tal vez no esté haciendo mucho ruido, pero es un muy buen yoyo.

ACABADO/ESTÉTICA

Encontraremos el yoyo en el ya típico tubo de cartón de , con un rodamiento cóncavo extra y una Graou String de regalo. Para mayor protección está envuelto en papel acolchado. Una vez más la versión que tenía entre manos era la Team Edition. El anodizado, como siempre, es excelente, y junto con el ZeuS se trata de la primera incursión de la marca en el acabado splash. Mi yoyo ha sido anodizado en verde con splash en rojo, y tiene debajo un blast que le da un toque mate precioso. Como ya sabréis, este primer intento de splash no superó el estricto control de calidad que Xela impone para sus productos, así que se convirtió en edición para el equipo. Las versiones que han llegado a las tiendas, con acabado liso, son perfectas: colores vivos, uniformes, y con la posibilidad de elegir superficie brillante o mate.

Los grabados a laser son cuatro en esta ocasión: una simpática y diminuta rana en cada cara, el logo de en uno de los rims y el número de serie en el otro (en el de la foto aparece xXx, al igual que en todas las Team Edition anteriores). Lo de la rana tiene explicación: Lagoutte significa “la gota” en francés, y la zona interna intenta simular las ondas que se producen en la superficie del agua cuando cae algo en ella (por ejemplo, una gota de agua). Las ranas simplemente están allí, disfrutando de su “charca”.

Y es que la zona interna es probablemente lo más bonito del yoyo. Esas ondas, muy bien trabajadas en el aluminio, no son simplemente estéticas, sino que sirven para distribuir el peso de un modo perfecto.

El perfil, por su parte, es en forma de campana, muy al estilo de los yoyos de competición japoneses, aunque con cierto toque más orgánico y suave. Probablemente sea el yoyo más “normal” que la marca francesa ha puesto en el mercado hasta el momento.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

El Lagoutte sigue la línea marcada por el ZeuS y monta rodamiento tamaño C, algo muy demandado por los jugadores, especialmente por los norteamericanos y asiáticos. El asiento del rodamiento parece el mismo, pero en esta ocasión el rodamiento se queda un poco más encajado. No va suelto, pero tampoco se agarra tanto como para resultar molesto, así que podréis quitarlo para lavarlo o sustituirlo sin demasiados problemas. En cualquier caso, ya sabéis que recomienda abrir el yoyo lo menos posible y quitar el rodamiento solo si es imprescindible (y no solo para sus yoyos, sino en general).

El sistema de respuesta es el mismo de siempre: Cross Pads de silicona. Estos son verdes y funcionan bien, aunque he notado que la respuesta de este modelo me gusta más con silicona motorsil. Sustituí los pads durante la segunda semana de juego y así se ha quedado desde entonces. Tal vez con la configuración original la respuesta es más seca y fuerte, algo que ayuda en cierto tipo de binds, pero en general la experiencia con silicona líquida ha sido mejor.

La pared que rodea al recess para la respuesta es pequeña y está algo elevada, tratando de minimizar la fricción mientras se juega y alargar así los tiempos de giro.

El perfil es tremendamente abierto y redondeado, un poco acampanado, terminando en un ángulo recto con los bordes suavizados para mayor comodidad. Los rims tienen bastante peso, la mayor parte escondido en la zona interna a modo de IRG, añadiendo tiempo de giro y estabilidad a la vez se favorecen los trucos de pulgar. La zona interna de cada cara, como ya he dicho, está muy trabajada y tiene diferentes anillos de peso que dibujan ondas en el yoyo. Esto compensa el rimweight y empuja el peso un poquito más al centro, distribuyendo las masas de modo más uniforme. El resultado es un yoyo con un balance excelente entre tiempo de giro, estabilidad y facilidad de lanzamiento.

Veamos las especificaciones:
Diámetro: 54 mm.
Ancho: 43 mm.
Peso: 63,5 gr.
Gap: 4,25 mm.
Rodamiento: cóncavo tamaño C
Sistema de Respuesta: X-Cube Cross Pads (admite silicona líquida)

EN JUEGO

Acabáis de leer las especificaciones y tal vez estéis sorprendidos de que pese poco más de 63 gramos, pero así es y así se comporta. El yoyo fue diseñado para el actual campeón nacional francés, Anthony Destremx, quien ajustó los parámetros a sus preferencias personales. Estamos ante un modelo rápido y nervioso, muy agil en las transiciones y que incita a acelerar los trucos. Jugando con él he conseguido mejorar en cierto modo mi ritmo de juego, y ahora soy capaz de realizar algunos combos mucho más rápido que antes (yo no quería, Lagoutte me obligó…).

Cómodo en la mano, fácil de lanzar, ausencia de vibraciones e, incluso siendo muy ligero, tiempos de giro sobresalientes. Como ya he dicho, es un yoyo pensado para la competición, y la idea era proporcionar a los miembros del Team X³ un arma para afrontar los diferentes torneos nacionales y el europeo con garantías.

La escasa pared minimiza la fricción y hace que el lazo de los suicidas permanezca muy abierto. Los grinds de pulgar son comodísimos, y los de brazo, mano y dedo muy fáciles también (al menos en la versión con blast). El yoyo responde muy bien a los cambios de dirección, sin frenarse ni colapsarse, y al ser un poco más pequeño que los yoyos de competición “normales” entra mejor en espacios reducidos y favorece en cierto modo los trucos tech.

Asimismo, el perfil muy abierto hace que caer en la cuerda sea más sencillo, consiguiendo sacar whips, slacks y eli hops más facilmente. Como punto negativo, no he conseguido que las regeneraciones me salgan limpias, aunque francamente, no son mi especialidad.

CONCLUSIONES

LaGoutte es probablemente el yoyo menos de todos los que la marca francesa ha puesto en el mercado. Voy a tratar de aclararlo para que no me malinterpretéis: mantiene la altísima calidad del resto de la gama, pero no es una “locura” como el resto. Hasta ahora habíamos tenido yoyos anchos, con rims invertidos, originales, diferentes y hasta peligrosos. En cambio, Lagoutte es un yoyo “normal”, de aspecto más clásico y perfil de competición.

Rápido, estable, con largos dormilones y comodidad de uso, estamos ante un modelo que cualquier jugador puede disfrutar, siendo probablemente el yoyo con una cuota de mercado más amplia de toda la marca.

Si el Steamroller os parecía peligroso, el Stampede demasiado grande y el ZeuS demasiado raro e innovador, tal vez Lagoutte sea vuestro X³. A la espera de nuevos modelos, ya no tenéis excusa para no encontrar uno que cubra vuestras preferencias. Tal vez no sea el yoyo más estable del mercado, ni el que consigue dormilones más largos, ni el que mejor grinda… pero hace de todo, y todo lo hace bien.

Pros

  • Diseño moderno y orgánico, con una zona interna muy bonita y trabajada.
  • Yoyo de competición de altas prestaciones.
  • La calidad de mecanizado, anodizado y acabado son altísimas, en la línea de toda la marca.

Contras

  • El asiento del rodamiento va un poco apretado.
  • La respuesta original no termina de convencerme.
  • Por su aspecto es el menos X³ de todos los X³.
Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *