Review: Ten Yoyo – Decapod

A principios de Abril descubrí por casualidad la página web de Ten Yoyo y me enamoré del Decapod. Lo anunciaban como su primer yoyo, y aunque finalmente se le adelantaría el Wet Whistle, fueron las formas del Decapod las que hicieron que me interesase. En estos tiempos en los que proliferan las marcas y modelos nuevos, es realmente difícil encontrar un hueco en el que asentarse. Los pocos que lo consiguen es porque ofrecen un buen producto y logran dotarlo de algún extra para diferenciarse del resto. Los chicos de Ten Yoyo (Roo y Wabbit) han trabajado muy duro para conseguir precisamente eso: llamar la atención no sólo por una cuidada imagen o una presentación innovadora, sino también porque sus yoyos son muy buenos.

Tras varias conversaciones, un día al abrir la nevera me encontré un Decapod fresquito, y después de jugarlo un par de semanas lo considero suficientemente interesante como para dedicarle una review. ¡Manos a la obra!

PRIMERAS IMPRESIONES

Tras sacarlo de su envoltorio y dejarlo un rato a temperatura ambiente, me decidí a lanzarlo por primera vez. Aunque la forma es extraña el yoyo no me resultaba incómodo en la mano (tal vez porque estoy más que acostumbrado a los perfiles extremos). El primer lanzamiento fue más o menos como esperaba: un yoyo muy sólido, con muchísimo tiempo de giro y algunas peculiaridades que lo hacen especial. Por ejemplo, es un poco difícil sacarle un lanzamiento limpio de primeras, siendo necesario cierto periodo de adaptación.

La sensación, en cualquier caso, es de un producto de gama alta con un diseño muy cuidado. No sé si alguna vez, tras pagar más de 60€ por un yoyo, una vez en  la mano os parece que la calidad no se corresponde con el precio. A mí si me ha sucedido, y se te queda cara de haber recibido gato por liebre (léase en este caso Aoda por “yoyo-de-gama-alta-marca-X). Bueno, pues esa incómoda sensación no la tendréis con Ten Yoyo. Este Decapod no tiene un precio desorbitado y ofrece una altísima calidad en todos los aspectos. Y encima nos mandan pegatinas y una cuerda extra de regalo. ¿Se puede pedir más?

ACABADO/ESTÉTICA

Aunque pueda parecer que podéis encontrar un Decapod en la sección de congelados de un Carrefour cualquiera, no os dejéis engañar por el envoltorio. En los últimos años he visto cajas de cartón, de plástico, de madera, tubos e incluso botes de pastillas (como el divertidísimo MadHouse 5150) pero nunca se me hubiera ocurrido algo como esto: una bandeja envasada al vacío. Todo ha sido cuidado hasta el último detalle, incluída la pegatina con los detalles del producto. Simplemente genial.

Como podéis leer, en el apartado de “Total Price” pone “Reduced”. Esto se debe a que esta tanda de Decapods son considerados B-Grade por el fabricante. No es una cuestión de acabado sino de una ligera vibración de la que hablaremos más adelante. Llama la atención también el anodizado negro, perfecto, sobre todo teniendo en cuenta las dificultades que otras marcas han tenido para conseguir buenos resultados con el aluminio 7075.

También destaca muchísimo el logo en la zona interna de ambas mitades, de un color azul profundo y realmente elegante. No está grabado a laser, sino que parece alguna técnica de serigrafiado. Durante el tiempo que he jugado con él no se ha borrado ni presenta ningún síntoma de desgaste, por lo que parece que es suficientemente resistente. En cualquier caso, la combinación de anodizado negro con el logo azul me parece preciosa.

La cuerda, una Twisted Stringz azul y blanca (fabricante muy cercano a la marca), 100% polyester y con varios tonos de azul, le va como anillo al dedo. Tiene algo de peso y al principio parece un poquito gruesa, pero se comporta muy bien y es muy buena para todo tipo de suicidas, whips  y slacks.

En cuanto al perfil, no es el típico en forma de H, sino que va un poco más allá jugando con las curvas y los vértices, con un aspecto general bastante agresivo. La primera vez  que lo vi me recordó al Noctu, aunque en este caso se ha rebajado el “nivel de peligrosidad” innecesario de los rims. En las paredes que bajan hacia el gap se pueden apreciar las marcas del mecanizado. No estoy seguro de si ese detalle lo han buscado deliberadamente, si es casualidad o defecto de fabricación, pero a mi juicio resulta muy estético. Recuerdo un clásico como el Luchador de ThrowDown Yoyos que también las lucía con mucho estilo.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

El Decapod podría considerarse un full size con sus 54 mm de diámetro, aunque no es un yoyo que se sienta grande. Tal vez sea porque en realidad es bastante estrecho, con solo 38 mm. En cualquier caso, el perfil es tan abierto que la catch zone es inmensa, por lo que es facil meterlo en la cuerda. La mayor parte del peso se localiza en los rims, y tal vez por eso sea un poco difícil sacarle un lanzamiento limpio. Si estamos acostumbrados a yoyos con forma de H no encontraremos mayor dificultad y nos adaptaremos rápidamente, aunque en cualquier caso es facil de estabilizar.

El yoyo viene equipado con un rodamiento Crucial V-Groove tamaño C, es decir, un cóncavo con un surco en medio que mantiene la cuerda aún más centrada, y está limpio desde el principio. El sistema de respuesta es un recess para silicona líquida, y por lo que parece la han aplicado manualmente. Las paredes adyacentes tienen una ligera inclinación, guiando la cuerda hacia el gap. Todo esto combinado con la distribución de peso se traduce en tiempos de giro realmente sorprendentes.

Veamos las especificaciones:
Diámetro: 54 mm.
Ancho: 38 mm.
Peso: 64,5 gr.
Gap: 4,6 mm.
Rodamiento: Crucial V-Groove tamaño C

Sistema de Respuesta: recess con silicona líquida

EN JUEGO

Como ya he dicho al principio, la mejor palabra para describir el juego del Decapod es sólido. El peso es de apenas 64 gramos, pero tan empujado hacia fuera que no se siente ligero. Es rápido y sólido. Los tiempos de giro son larguísimos, favorecidos por un gap amplio que admite mucha cuerda, un rodamiento que la mantiene centrada y una respuesta al ras con las paredes internas.

La forma del perfil consigue un catch zone muy amplio en un yoyo estrecho, aumentando la estabilidad de manera notable. El yoyo gira suavemente en la cuerda, aunque se siente cierta vibración si tocamos el borde de los rims con la uña o hacemos trucos de grind. Por este motivo estos Decapod se venden como B-Grade a un precio ostensiblemente menor. En cualquier caso, la vibración no molesta demasiado y en ningún caso entorpece el juego.

Los trucos de pulgar son muy sencillos, gracias a un pronunciado borde en la zona interna de los rims y la ausencia de spikes. Aún con vibración, los grinds con el dedo son bastante buenos, mientras que los de brazo se complican debido a que la superficie de contacto es muy poca.

Algo que me ha llamado la atención es que no necesitamos un lanzamiento fuerte para realizar los combos más largos, ya que sobra giro. Al contrario, con los días he aprendido a hacerlo suavemente, con lo que es más sencillo conseguir un lanzamiento limpio y evitamos efectos secundarios. Y es que si lo hacemos con fuerza y recogemos antes de tiempo, el golpe de los pesados rims en la mano puede llegar a hacernos daño. Es mucho más cómodo jugar suave, con flow, teniendo en cuenta que vamos a tener giro de sobra.

CONCLUSIONES

El Decapod es un yoyo especial. Después de 9 prototipos distintos, los chicos de Ten Yoyo se decidieron a comercializarlo a pequeña escala para ver cómo reaccionaba el mercado, algo totalmente impredecible en estos tiempos. En los últimos meses he visto como yoyos mediocres (siempre en mi opinión) se han hecho muy populares mientras otros realmente buenos pasaban desapercibidos. Probablemente sea la conjunción de un buen trabajo de marketing, un puñado de opiniones en diferentes foros y un ápice de buena suerte. Para mí este modelo tiene sitio por su bonito diseño, su elegante acabado, su consistencia en el juego y su original presentación, pero tal vez necesite un empujoncito de la comunidad para posicionarse mejor. En cualquier caso, su relación calidad-precio es muy buena y a mi juicio merece que le deis una oportunidad.

Si os gustan el perfil en H,  las formas agresivas y los largos dormilones, no deberíais dejar pasar la oportunidad de pescar un Decapod. Estoy seguro de que no os defraudará.

Pros

  • Diseño agresivo y elegante.
  • Gran estabilidad y tiempos de giro impresionantes.
  • Aluminio 7075 y acabado de altísima calidad.

Contras

  • Encontramos algo de vibración en grinds.
  • Sacar un lanzamiento limpio puede llevarnos algún tiempo.
  • Los binds prematuros pueden resultar dolorosos.
Be Sociable, Share!

2 pensamientos en “Review: Ten Yoyo – Decapod

  1. Gracias por la Review siempre es un placer leer artículos tan completísimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>