Todoyoyo entrevista a Landon Balk

Hoy entrevistamos a Landon Balk, un auténtico artesano del yoyo que todos los años nos sorprende con nuevos y originales modelos bajo la marca 3YO3. Landon no es muy conocido en España, y probablemente no conozcáis ninguno de sus yoyos, pero os puedo asegurar que su trabajo es increíble. Con nuevos conceptos, nuevos materiales y acabados soberbios, algunos de sus trabajos siempre aparecen en las listas de yoyos más subestimados de la escena. Por algo será…

Recientemente ganador del Campeonato Mundial de Yoyos Modificados, tal vez a Landon y 3YO3 les falte ese puntito de promoción y marketing para golpear el mercado con fuerza. Vamos a descubrir un poco mas de la marca y la persona que hay detrás de ella a través de unas cuantas preguntas. ¿Listos para el salto?

Todoyoyo: Hay gente en España que conoce 3YO3, pero solo unos pocos conocen a Landon Balk. ¿Quién eres y cómo montaste tu empresa?

Landon Balk: Bien, tengo 23 años y vivo en Clearwater (Florida), Estados Unidos. La primera vez que cogí un yoyo fue en Julio de 1997. Era un Duncan Butterfly, y rápidamente pasé a los Yomega de la época: Fireball, Raider, Saber Raider, Rain… Los tenía todos. Allá por el año 2000 me aburrí de sólamente aprender los trucos que venáin en los libritos de trucos de Duncan de los 70. Un día empecé a buscar yoyos en internet y me encontré con foros y páginas web con montones de trucos. Me quedé alucinado. No pasó mucho tiempo hasta que empecé a leer sobre yoyos modificados, como transformar un Duncan Wheels en un yoyo de rodamiento que jugaba muy bien, o combinar dos yoyos diferentes para crear uno. Inmediatamente me metí en el garaje para modificar mi Wheel con un taladro, pero el resultado vibraba más que una bicicleta vieja. Después de unas cuantas modificaciones y pasar más tiempo en páginas web, descubrí los tornos. En el 2006 me regalaron uno por mi 16 cumpleaños, y en 2009 por fin adquirí la confianza y habilidad suficiente para fundar 3yo3.

T: ¿Pero por qué 3YO3? ¿De dónde salió el nombre? Porque el logotipo de la marca no se relaciona directamente con los yoyos…

LB: Estoy enormemente obsesionado con un pequeño sintetizador de 1982-1984, el Roland TB-303 Bass Line. Siempre me han encantado sus sonidos chispeantes, y todo el que me conoce sabe que estoy enamorado de esas maquinitas tontas. Así que decidí usarlas para el nombre. En mi logo hay un 303 con un Cosmo debajo.

T: Pero moverse en un gran lago lleno de peces gordos no es fácil. ¿Cómo lo consigues?

LB: Lanzando yoyos realmente únicos o muy bien hechos. Por lo que sé, soy la única persona que vende yoyos mecanizados a mano. También soy el único que fabrica yoyos en teflon o acrílico. También me siento orgulloso de producir yoyos de alta calidad con un rendimiento tan bueno como su aspecto. Mis dos yoyos metálicos, el Bass Line y el Omnicron X son dos de los yoyos más finos que se han hecho nunca. Incluso me regañaron en la tienda CNC porque las tolerancias que les exigía eran las más estrictas que se habían encontrado nunca.

T: Tal vez me equivoque, pero creo que tu primer yoyo era el asombroso Cosmo, fabricado en acrílico y diferente de cualquier otra cosa. ¿Cómo encontraste ese material?

LB: ¡Es correcto! Ese fue el primer 3YO3. Ya había visto otros yoyos hechos de acrílico, algunos de Eric Wolff y los Gung Fu acrílicos. Realmente me inspiraron, me parecieron muy chulos, así que tenía que hacer uno por mí mismo.

T: Pero has hecho yoyos con materiales muy diferentes, como acrílico, delrin, teflon, aluminio… ¿Cual crees que es el mejor? ¿Y tu modelo favoritoo?

LB: Personalmente, el que más me gusta es el delrin. No se derrite si la herramienta se frena un poco al cortarlo, requiere un acabado mínimo y no apesta cuando lo trabajo (golpe bajo al acrílico). Mi modelo favorito podría ser el Accent. Es mi nuevo acrílico, y creo que representa todo lo que he aprendido hasta ahora sobre fabricar yoyos manualmente.

T: Muchas veces he leído en diferentes foros que tus primeros yoyos los fabricaste totalmente a mano y por lo que veo no es una leyenda urbana…

LB: ¡Y todos mis yoyos son actualmente hechos a mano! Bueno, casi todos. Solo uso torno CNC para el Bass Line y el Omnicron X (yoyos de aluminio)

T: ¡Pero eso es impresionante! ¿Cuanto tiempo tardas en fabricar un yoyo a mano?

LB: Buena pregunta. Con algunos tardo más que con otro, como puedes imaginar. Mecanizar un cosmo de principio a fin, por ejemplo, lleva unos 50 minutos. Modelos más complejos como el Hour Glass llevan muchísimo más tiempo, entre 3 y 5 horas.

T: Yo mismo tengo acceso a un pequeño torno manual y he intentado hacer alguna cosilla. Hacer un yoyo no parece tan difícil, pero lo es cuando tienes que conseguir dos mitades exactamente iguales. ¿Cómo lo consigues?

LB: Con habilidad, muchísima práctica y haciendo buen uso de un par de calibres.

T: Mirando entre los modelos de tu página web me he fijado en el Hour Glass del que hablábamos antes. Es un concepto simple pero increíble. ¿Cómo empezó ese proyecto?

LB: Justo antes del WYYC 2010, un amigo de la otra costa vino a verme, Bradley Raley. Era el fin de semana antes del campeonato y yo todavía no tenía nada para el Campeonato de Yoyos Modificados. Él tuvo una idea: “Hey, ¿sabes lo que molaría? Hacer un yoyo acrílico con forma de H, pero que fuera realmente un reloj de arena (cuando hablamos de un yoyo en forma de H, es para abreviar “hourglass”, que en inglés significa reloj de arena).  En aquella época, la forma de H (hourglass) se estaba convirtiendo en popular, así que tomé prestada su idea. Después de darle vueltas, supe cómo hacerlo. Empecé a mecanizar el yoyo con Brad ansioso mirando por encima de mi hombro. Cuando terminé, lo llevé a la tienda donde aplico el beadblast a mis yoyos y llené una mitad con el producto que se utiliza para el blast. Utilicé un compuesto de cristal, porque pensé que al ser pequeñas esferas no se atascarían demasiado al pasar por el eje hueco de una mitad a otra del yoyo. Conseguí el tercer puesto en el concurso, y para mí fue un éxito porque era la primera vez que quedaba entre los 5 primeros.

T: Así que esa fue tu primer top5… pero este año te has superado y has conseguido el título mundial con un concepto totalmente diferente. ¿Cómo se te ocurrió? ¿Y cómo te sientes tras alcanzar el objetivo?

LB: ¡Si! ¡Por fin! Jajaja, para se honesto me quedé de piedra. Mis expectativas eran quedar de nuevo entre los 5 primeros, pero ¿ganar? Fue increíble. De todos modos no puedo decir que todo el mérito es mío. Antes de fundar 3YO3, trabajé de comercial en una tienda de bicicletas. Uno de los mecánicos, al que siempre le enseñaba los yoyos que había fabricado el día anterior, pensó que estaría bien transformar el eje de una bicicleta en un yoyo. La verdad es que me gustó la idea, y la iba a llevar a cabo para el concurso en 2010 hasta que Brad me propuso el reloj de arena. Así que para este año fui a una tienda local que cortesmente donó dos ejes. Ya con ellos en las manos me puse a pensar cómo lo haría. Corté el eje por la mitad para hacerme a la idea cuanto metal tendría que eliminar para el asiento del rodamiento y el sistema de respuesta. El diámetro era suficiente para encajar una de las piezas que utilizo como estandar para el  asiento de rodamiento de mis propios yoyos, y me quedaba lo justo para un recess que utilizaría como sistema de respuesta. Aproveché esa ventaja para que el asunto funcionara. La forma del oyyo, como puedes ver, es la forma natural del eje de bicicleta, reduciendo el ancho desde el centro. Lo único que me faltaba era encontrar el modo de sujetar todas las piezas juntas. El eje utilizaba rodamientos sellados, así que podía aprovechar los orificios donde se encontraban. Corté un par de piezas de acrílico de las que utilizo habitualmente y les acoplé unas tuercas de bronce de One Drop. Ya estaba terminado.

T: Cambiando un poco de tema, he visto que haces yoyos de acrílico con diferentes texturas y acabados, desde transparencias multicolores hasta estampados, camuflajes, texturas marmoladas o de piedra, etc. Muchas veces me he preguntado cómo es posible. ¿Compras el acrílico ya con ese acabado?

LB: ¡Esa es otra buena pregunta! Cualquier yoyo transparente coloreado es solo acrílico transparente que he pintado. Puedo conseguir colores lisos, efectos de arco iris, y últimamente he logrado recrear el acid wash. Es divertido aplicar color a los yoyos, y nunca salen dos iguales. Los yoyos en color sólido también son muy interesantes. Compro planchas de acrílico para mecanizar bolígrafos. Teniendo en cuenta que tienen aproximadamente el tamaño de un boli, son demasiado pequeños para poder sacar un yoyo. Por lo tanto, tengo que laminar tres de las planchas para poder conseguir una más grande, que da aproximadamente para las dos mitades del yoyo. Como compro las planchas para hacer los bolígrafos individualmente y mi proveedor no me exige un pedido mínimo, cualquier persona puede pedirme un yoyo completamente en base a sus propias preferencias.

T: ¿Significa eso que la gente puede pedirte yoyos eligiendo los colores a combinar? ¿Trabajas también por encargo?

LB: ¡Siempre estoy dispuesto! Me gusta ver lo que me propone la gente, y me divierte afrontar los retos que me supone. Esta es probablemente la cara más desconocida de 3YO3.

T: Pero todos tus metales son de colores lisos y normalmente con grabados muy simples. ¿Harás algo diferente en el futuro?

LB: El Bass Line era muy “plano” en general. En el Omnicron X traté de incluir unos grabados más “radicales”, y para la segunda tirada creo que usaré colores más intensos. Además, a finales de este año o primeros del que viene, habrá un 3YO3 fabricado en titanio, así que permaneced atentos. Espero mandar unos cuantos a anodizar por mi amigo Jason Wong, que consigue efectos realmente asombrosos.

T: Como bien dices, un yoyo como el Bass Line parece plano y simple, y viene en una caja de plástico transparente. Pero cuando lo lanzas se siente genial y te permite hacer cualquier truco que te propongas. He leído en un montón de foros lo buenísimo que es, pero su aspecto y el marketing a su alrededor no le hacen justicia. ¿Qué piensas al respecto? ¿Tal vez quieres que tus yoyos se vendan por sí solos sin tantos “efectos especiales”?

LB: ¡Exactamente! Obtendré el grado superior en ingeniería mecánica a finales de este año, pero obviamente el marketing no se me da bien. Solo me concentro en poder fabricar un yoyo que sea increíblemente suave y que se juegue de muerte, y espero que se venda bien. Si miras en foros como YYN, en cada hilo en el que se habla de los yoyos más subestimados aparece el Bass Line al frente. Supongo que tendré que esperar a que la gente se de cuenta que un yoyo debe ser comprado por su capacidad para jugar bien en lugar de por sus “efectos especiales” que tú dices. Cuando eso suceda puede que los metales de 3YO3 empiecen a despegar.

T: Me acabas de contar que vas a realizar un modelo en titanio y que probablemente colabores con Jason Wong. ¿No has pensado en hacer una pequeña tirada del Omnicrom X o del Bass Line anodizados por Jason? Serían yoyos geniales con un aspecto exclusivo e impresionante…

LB: Jason ya hizo algunos Omnicron X para mí. Saqué algunas fotos antes de que se vendieran todos.

Habrá una segunda ronda de estos dentro de poco, así que si os gusta lo que véis tal vez tengáis suerte…

T: Y aparte de todo esto, ¿qué podemos esperar de 3YO3 para el año próximo? ¿Nuevos modelos? ¿Continuará la producción de los antiguos? ¿Descatalogarás aquellos que no se han vendido suficientemente bien?

LB: ¿El año que viene? ¡Para eso solo faltan 3 o 4 meses! Jajaja, el 2011 se me está pasando demasiado rápido. Definitivamente, habrá cosas nuevas, puedes contar con ello. Presentaré algo que creo que merecería la pena patentar. Algo totalmente revolucionario, como los Side Effects de One Drop. ¿Tal vez 2012 sea el momento de iniciar la revolución? Los únicos modelos que dejarán de fabricarse serán el Bass Line y el Omnicrom X, dado que son los únicos para los que necesito acudir a un torno CNC. Cuando se vendan todos los que hay, se acabó. Con mi torno manual hay infinitas posibilidades. Mientras la gente siga comprando mis productos, seguiré mecanizándolos. Ahora mismo tengo entre manos un nuevo yoyo. ¡Ni siquiera le he puesto nombre aún! Me he inspirado en el Accent, pero quería algo full size y muy ancho. Tiene 47.01mm de ancho, 56mm de diámetro y “flota” en los 65 gramos de peso. Os dejo que veáis una foto.

T: Bueno Landon, creo que es suficiente por ahora. ¡Muchísimas gracias por tu tiempo y mucha suerte para el futuro!

Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

3 Comments

  1. Muy interesante, no tenía ni idea de 3YO3 y tiene unos yoyos muy guapos estéticamente y si dices que van como la seda… ¡Gracias por la entrevista!

  2. mola mucho la entrevista…
    y los yoyos molan jejejej

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *