El Antipodes, por Hadrien Bennaceur

Hadrien Bennaceur quiere compartir con nosotros la historia de su Antipodes. Os recomiendo a todos que la leáis, porque aporta datos e información que, a la vez que curiosos, le dan al yoyo una personalidad que lo convierte en un objeto aún más valioso.

Todo el reportaje después del salto!!!

Jugando y diseñando

Muchos jugadores me conocen desde hace tiempo. Empecé a jugar al yoyo hace 6 años, cuando estaba en el instituto. En aquellos días, Extreme Spin era la tienda de moda, Yoyonation ni siquiera existía, pero ya había algunas marcas que trataban de llevar el yoyo más allá.

Hspin con el G&E2, Dif-e-yo con los dif-pads y el rodamiento cóncavo… Recuerdo mirar aquellos yoyos en las tiendas online y pensar “algún día seré lo suficientemente bueno como para jugar con un yoyo metálico”. Anti-yo también era muy popular, y gané mi primer Campeonato de Francia usando uno de sus yoyos.

Recuerdo mi primer yoyo de metal: fue el Pyro de Hspin. Ese yoyo era perfecto, sin vibraciones, respuesta con recess, buen asiento de rodamiento, grabado a laser de locura… y en ese momento pensaba que cada yoyo de metal sería así… GRAVE ERROR!

Mi segundo metal fue el Eetsit. Todavía lo tengo y me encanta, pero con el Eetsit tuve que aprender cómo ajustar el eje, la importancia del asiento del rodamiento, y entendí cómo tunear un yoyo. Más tarde tuve en mis manos el Bapezilla, pero bajo mi punto de vista no todos los problemas previos del Eetsit se habían corregido. Ese fue el momento en el que la importancia del diseño se me hizo patente.

Me encanta Anti-Yo, y espero encontrarme de nuevo con Kiya para discutir sobre el tema. En aquel momento, empecé a fijarme más en el diseño, a entender qué elementos hacen bueno a un yoyo, qué sería necesario para diseñar un yoyo “perfecto”. Entonces empecé a diseñar yoyos. Fue hace 4 años.

Empecé a diseñar yoyos por diferentes motivos: proyectos de colegio, amigos, o simplemente para aprender a usar programas de diseño en 3D. Pero nunca tuve el tiempo o el dinero necesario para crear mi propia marca, y además los estudios me quitaban (y me quitan) mucho tiempo, por lo que nunca pude hacerlo…

Por lo tanto dejé de diseñar y me centré en mi carrera como jugadro, ganando 4 títulos nacionales, viajando a diferentes torneos, deseando, como muchos otros jugadores, ser patrocinado por una marca genial algún día. Conocí un montón de gente increíble, y me lo pasé muy bien en cualquier lugar de Europa, pero también en Estados Unidos o Japón. Y finalmente, algunas marcas se interesaron por mí. Primero fue 44Recreation, luego CLYW, y no podía soñar con una marca mejor para la que jugar. Pero no me había olvidado de mi sueño de diseñar yoyos, y no podía alcanzar mis sueños con esas marcas…

En cualquier caso, con CLYW encontré tiempo e inspiración para diseñar yoyos, e hice tres diseños distintos para mi amigo Chris Mikulin. Pero comprendí que esos tres diseños nunca verían la luz si me quedaba en CLYW. Más tarde uno de esos diseños se convertiría en el Antipodes.

Después del primer EYYC, entré a formar parte de HSpin, pero no como jugador, sino como diseñador. Así mi sueño se convirtió en realidad, ya que ahora tengo acceso a las máquinas, la experiencia, y mucha gente increíble para apoyar mi trabajo. Era una segunda oportunidad para mis diseños, y a su vez para conseguir mi propio yoyo firmado.

Llegando al Antipodes

La primera versión era demasiado ligera (58 gramos), demasiado ancha y tenía una fea oscilación, pero aún así pude tunear el yoyo para mejorarlo, y conseguí apreciar el potencial de mi diseño. Era demasiado extremo, por lo que resolví cambiarlo a una forma más convencional pero aún original.

Tuve la segunda versión del prototipo en el WYYC2010. Me dieron 4 Antipodes, y solo me queda uno! Le regalé uno a Kengo Kido, tan buen amigo como diseñador; solo quería darle las gracias por el trabajo y energía que ha puesto en el mundo del yoyo. Por lo que vi regalarle un Antipodes como algo natural. Otro se lo regalé a my amigo Will Simmons, un fotógrafo y artísta gráfico espléndido que ha diseñado la gráfica del yoyo. El proceso fue muy largo y quería agradecer su espíritu y todo el tiempo que le dedicó a mi yoyo, haciendo incluso algunas fotos impresionantes que podéis ver en mi perfil de facebook. El último lo intercambié con mi amigo y compañero Plamek por un Phoenix.

Conozco mucha gente en Orlando que esperaba conseguir un Antipodes, y realmente siento no haber tenido más en ese momento, ya que compartir es algo que quiero hacer, y muy pronto todos vosotros podréis tener parte de mi trabajo, un trabajo que representa toda la experiencia de mi vida como jugador  y como diseñador. Será un yoyo en torno a los 60$…

Diseñar el Antipodes fue un auténtico desafío. Quería darle un diseño único, cómodo, capaz de jugar lento o rápido, y también quería que fuera ancho, y con mucho peso en los bordes, lo que normalmente significa un feo problema de vibración. Debo decir que estoy REALMENTE satisfecho con la versión final. Además el Antipodes me dio la oportunidad de experimentar con gaps diferentes, configuraciones de respuesta diferentes, y encontrar la respuesta perfecta para cualquier yoyo que use un rodamiento tamaño HSpin  (5x11x5mm). Cuando juego con el Antipodes no tiene ninguna respuesta, pero proporciona unos binds muy apretados con sus 4,5 mm de gap, y se siente muy cómodo en la mano. Por supuesto, juego con muchos yoyos diferentes, pero cada vez que vuelvo a mi Antipodes pienso “Oh yeaaaaaaahhhhhhhh…..” Solo hay una cosa que todavía no he dominado, pero que corregiré en los yoyos que están al caer para Shinya y Corli: la configuración del eje. Ahora usamos un eje M4, que es genial, pero todavía hay que ajustarlo un pelo en el Antipodes. Me lleva uno o dos intentos que el eje se quede exactamente en su sitio, y una vez que esto sucede el yoyo no tiene absolutamente ninguna vibración., y se convierte en un graaaaaaaan placer. No quiero que lo sjugadores piensen que el yoyo es malo por este motivo: es un diseño único, una sensación única, pero quiero que la gente comprenda que este pequeño ajuste del eje es parte de mi aprendizaje como diseñador novel, que mejorará con el tiempo.

Los colores del anodizado son simplemente impresionantes. Habrá cuatro colores disponibles: verde claro y oscuro, azul claro y oscuro. Todos han recibido nuestro acabado especial que deja la superficie super brillante, nunca habéis visto nada igual, es una joya al mismo tiempo que una herramienta, o un juguete, según lo veáis.

Encontrando el nombre

Sé que tengo que hablar sobre el nombre, algo que está también ligado a los colores que elegí para mi yoyo: lagoon green, skye blue y ocean blue. Antipodes no es una palabra muy utilizada, y no estoy seguro de que todo el mundo conozca el significado, así que recomiendo que lo descubran. Me costó mucho encontrar el nombre, y al final lo hice cuando viajé a Dubai a visitar a mi tío.

Mi tío dejó su casa cuando tenía 18 años, vendió su bicicleta por un billete de ida a los Estados Unidos, para vivir el sueño americano, y desempeñó un montón de trabajos pequeños hasta que abrió un negocio de lavado de coches. Al final abrió un garaje de reparación de coches deportivos, y poco a poco fue ascendiendo. Ha vidido en Estados Unidos, en Francia, en Dubai… y ahora está en Australia, trabajando para una gran empresa canadiense, preparando a futuros comerciales.Tiene licencia de piloto, carnet de moto, compitió con bicicletas cuando era más joven, en carreras de coches, de motos en los cañones… también hay una parte de su vida en la que recorrió el mundo compartiendo un barco con un par de amigos. Uno de sus mayores logros fue navegar desde Francia, cruzando el Atlántico, hasta llegar a las costas estadounidenses por sí mismo, en solitaro. Ha viajado alrededor del mundo en su barco, que se llama Antipodes.

Como yo probablemente nunca dé la vuelta al mundo en un barco, quiero que mi yoyo lo haga por mí, y también como tributo a mi tío. El dibujo del barco que aparece en el grabado a laser está basado en una foto del barco de mi tío. Además estuve en las Islas Maldivas, y nunca olvidaré los colores del agua, que he intentado reproducir en mi yoyo.

Esta es, a grandes rasgos, la historia de el Antipodes. Sé que muchos jugadores están esperando el lanzamiento, y me muero de ganas de que llegue a las tiendas. También deseo, que como yo por última vez sobre el escenario del WYYC2010, los jugadores puedan usarlo para la competición. Ha sucedido en Europa, confío en que sucederá en el mundo entero.

Habrá una segunda tanda de Antipodes. La primera usa el rodamiento típico de HSpin, tamaño D, mientras que la segunda llevará un rodamiento métrico de 6x13x5mm. Estoy seguro de que a la gente le gustarán las dos versiones, pero tengo curiosidad por compararlas.

Si compras un Antipodes, estaría realmente encantado de que me dieras tu opinión, ya sea a través de mi perfil de facebook o a través de mi correo electrónico: hadrien@hspin.com!

La próxima vez que los jugadores podrán probarlo será en el Asia Pacific 2011, y al poco tiempo estará disponible en la tienda de HSpin y en el resto de tiendas que lo deseen.

Espero que os guste!!!

Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

1 Comment

  1. El yoyo me encantó cuando lo probé, pero el acabado brillante no es lo mio. Donde s eponga un buen BB con colores mates…Aun asi, si sale a buen precio lo pillaré seguro.

    La historia muy emotiva, da gusto saber que un yoyo evoca tantos recuerdos y viene hecho con tanto esfuerzo y cariño….

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *