HSpin NVx Review

Introducción

HSpin era una marca que para mí pasaba desapercibida. Me gustaba el aspecto de su Pyro o Good&Evil, pero nunca la tuve realmente en cuenta hasta que sacó al mercado el Cut. Sus formas me llamaron realmente la atención, y el paso de los stickers a un recess que admite silicona fue determinante. Cuando lo probé quedé maravillado de lo bien que iba, y empecé a interesarme por la marca suiza.

El golpe definitivo fue ver las primeras imágenes del NVx. Sus formas me parecieron modernas y naturales, el sistema de respuesta bastante mejorado y las especificaciones muy prometedoras. También tengo que reconocer que cuando vi los acabados finales y el grabado a laser del logo empecé a dudar, porque no me atraían para nada, pero también pensé que a veces las apariencias engañan…y una vez lo tuve en la mano supe que íbamos a ser buenos amigos.

Después de divertirnos muchas horas juntos, me he decidido a escribir la review del que a mi juicio es el mejor HSpin hasta la fecha… y de largo.

Primeras impresiones

Sin gran esfuerzo me decidí por la versión en color verde. Rojo y rosa no es mi combinación favorita, y la sobriedad del verde se impuso fácilmente.

Cualquiera que haya comprado un HSpin nuevo sabrá que es algo especial. El yoyo viene en una caja de gomaespuma y plástico, desmontado y sin sistema de respuesta. En una bolsita encontramos dos ejes (uno de recambio) y 4 pads, junto con el rodamiento y una cuerda. Así que el proceso es similar al del guerrero que se prepara para la batalla: hay que poner los stickers de silicona y ensamblar las dos mitades con el eje y el rodamiento. Puede parecer tonto, pero ese proceso tiene algo de místico… ser el primero en montarlo, el primero en jugarlo. A partir de ese momento se convierte en algo más que un yoyo, llevará siempre algo nuestro, aunque eso no lo valora todo el mundo por igual.

Una vez montado hay que jugarlo, y es ahí donde empiezan las sorpresas. Este NVx se amolda perfectamente a la mano. Su perfil y formas redondeadas son una delicia, incluso para mis manazas. El primer lanzamiento es importante, esa primera impresión puede hacer que cambiemos la idea preconcebida. En este caso nos encontramos ante el primer yoyo en forma de H que a mi juicio es sencillo de lanzar. Es cierto que venía de jugar largo tiempo el Punchline, que me obligó a modificar el lanzamiento (y tal vez  a mejorarlo), pero el NVx sale de la mano y comienza a girar suave como la mantequilla, libre de toda vibración o wobble. Y aún si lanzamos intencionalmente mal, es muy sencillo volver a equilibrarlo sin penalizar demasiado el tiempo de giro.

Eso sí, el rodamiento venía tan lubricado que con un simple tirón de la cuerda el yoyo volvía a la mano. De eso me dí cuenta con el primer golpe en los nudillos, así que tomé la determinación de lavar el rodamiento inmediatamente. Dicen que si se los juega para que vaya perdiendo la grasa él solito el resultado es mejor, pero eso es para los que tienen paciencia. Cogí el bote de gasolina de zippo y asunto arreglado.

Acabado/Estética

HSpin se caracteriza por muchas cosas, pero hay una que sobresale por encima del resto: el anodizado. Esta marca tiene el anodizado más suave y probablemente de mayor calidad del mercado. Cuando compramos uno de sus yoyos tenemos que tener claro que no hay lugar para los defectos, que la superficie será lisa y uniforme, el color no envejecerá y aunque no incluye beadblasted, la capacidad de grindar es increíble. Además, nuestras cuerdas agradecerán el trato que les da una superficie tan suave como el culito de un bebé.

Los colores elegidos, como ya he dicho, no son precisamente mis favoritos, pero hay que decir que al modelo verde las fotos no le hacen justicia. En realidad son dos tonos de verde distintos, y según pasan los días uno se va dando cuenta más de la variación. El resultado es sobrio y elegante, aunque lo rompe el gigantesco logo “NVx” en una de las mitades. El grabado a laser, aunque pueda parecer tosco y desproporcionado, tiene una técnica fuera de lo común, con detalles que solo apreciaremos al mirarlo con detenimiento (como el intento de dar profundidad al texto). En la otra mitad, el típico logo de HSpin y el número de serie, excepcionalmente rematados.

A veces es difícil hacerse una idea en las fotos de lo que es un yoyo, y en este caso esto perjudica al NVx. Cuando lo sostienes en la mano da una tremenda sensación de calidad, de que estamos ante un verdadero objeto de lujo. Sin duda, pensaremos que hemos invertido bien el dinero.

Características Técnicas

El diseño del NVx proviene de la innovación de HSpin en el pasado. Su primo lejano, el Envy, fue el primer yoyo con marcada forma de H, y con sus aciertos y errores contribuyó sin duda a la evolución del yoyo moderno. El resultado es la forma actual, mucho más progresiva y redondeada, que introduce diversos avances técnicos pero dejando en la retina cierto toque retro. Podríamos decir que viene a ser un clásico renovado, pero muy renovado.

Con un diámetro de 54mm está a medio camino entre un fullsize y un undersize, y aunque los números digan que se inclina más hacia los yoyos grandes, la sensación que da en la mano es la contraria. Sin ver las especificaciones uno diría que es mucho más pequeño.

El eje es largo y fino, produciendo en cada lado unos spikes muy originales (como si un Oxygene se hubiera cruzado con un SPYY).  Muchísimas veces he leído que la gente se quejaba del grosor de los ejes que utiliza Chris Kayatz, pero en mi opinión esto no supone un lastre para el resultado final. De hecho algunos yoyos que he tenido, como el Luchador, incorporaban un eje tremendamente grueso, sin que ello supusiera mejora alguna en el rendimiento (tal vez todo lo contrario). Por si acaso, se incluye uno de repuesto en la caja, todo un detalle.

Los pads de silicona autoadhesivos de serie son bastante cómodos. Se pegan en un periquete y el yoyo está listo para jugar. Personalmente no me gustan demasiado, porque se agarran mucho a la cuerda. Después de un par de días jugando mejoran, pero al cabo de una semana decidí cambiarlos por silicona roja Motorsil D, a la que estoy más acostumbrado. Esto se enlaza con otra de las innovaciones: el nuevo sistema de eje y respuesta 2.0, una gran evolución en la marca. El reccess tiene forma cóncava en su interior para sujetar mejor la silicona, y los bordes están suavizados para que la cuerda no sufra con el roce. El asiento del rodamiento, por su parte, está mecanizado con una precisión extrema de 5 micrones, evitando cualquier tipo de vibración. Mi radar antivibración es muy sensible, pero en este caso no detecto absolutamente nada.

Para rematar la faena, el nuevo rodamiento híbrido de hierro y plástico, que viene originalmente sin tapas y muy lubricado, por lo que da mucha respuesta. La ausencia de tapas facilita el proceso de lavado, con lo que si queremos una rápida solución la tenemos a nuestro alcance (aunque la jaula sea de plástico, resiste un lavado con gasolina o disolvente sin problemas). Sino, con el tiempo irá mejorando paulativamente hasta convertirse en uno de los mejores rodamientos que he probado nunca. Es tremendamente silencioso y consigue un enorme tiempo de giro, yo diría que incluso mayor que el de mis mejores cóncavos de Dif-e-yo. Es cierto que el tiempo de giro al darle un toque con el dedo no es determinante, sino la facultad de mantenerlo con las fuerzas que produce el peso del yoyo, pero ahí también destaca. Una gran sorpresa sin duda, y probablemente un camino que seguirán otras marcas en el futuro.

Echemos un vistazo a las especificaciones:

Diámetro:  54,2 mm.
Ancho:  39,7 mm.
Peso:  65,90 gr.
Gap:  4 mm .
Rodamiento: híbrido metal/plástico en tamaño D (5x11x5 mm.)
Sistema de Respuesta:  stickers de silicona (admite silicona líquida)

En Juego

El NVx es un yoyo rápido y muy ágil. Una de las ventajas de su estudiado diseño es que permite mantener un alto índice de inercia con un peso de menos de 66 gramos. El resultado es un yoyo que gira lo suficiente como para recrearnos en los combos más largos y después regresar a la mano con un bind apretado.

Es un h-shape de sencillo lanzamiento, que permanece siempre sereno y estable. El gap de 4mm puede parecer escaso, pero con el rodamiento en su punto y la silicona suficientemente desgastada podremos tener el juego sin respuesta que tanto buscamos habitualmente. Es cierto que me costó un tiempo conseguir la combinación perfecta, pero una vez lograda este yoyo es una delicia.

Aunque no es demasiado ancho, su perfil sumamente abierto nos permitirá hacer eli-hops con los ojos cerrados, siendo muy difícil no acertar en la cuerda. Los slacks y suicidas salen casi solos, y el acabado y la forma permiten grinds muy largos. También incluye un reborde en el interior del rim para facilitar los trucos de pulgar, pero aunque sigo practicando no he coseguido aún dominarlos.

Eso sí, no todo puede ser perfecto. Lanzando frontalmente el yoyo tiene la tendencia de meterse debajo de nuestros pies, como si quisiera golpearnos en la espinilla. Esto no es tan evidente en los lanzamientos laterales (la mayoría), pero puede resultar molesto al principio. Este posible defecto mejora significativamente cuando conseguimos darle el punto a la respuesta, pero sigue estando ahí. No sé si es lo que los americanos llaman kickback, pero tal vez os haya pasado con algún otro yoyo.

Conclusiones

Este NVx para mí es uno de los indispensables del 2009. Tal vez se me vea el plumero, pero es que realmente me ha encantado, y siempre que puedo juego un ratito con él. Su increíble anodizado, su ausencia total de vibración, el nuevo rodamiento híbrido, el juego rápido y estable… son características que lo convierten en una auténtica joya.

Normalmente los yoyos con perfil en H aseguran una gran estabilidad y tiempo de giro, penalizando un poco el mal lanzamiento. No es este el caso, ya que podremos disfrutar de dormilones largos y suaves sea cual sea nuestra habilidad. Eso sí, tendremos que tomarnos un tiempo en conseguir ajustarlo a nuestro gusto.

En definitiva, estamos ante un yoyo que cualquier fan de HSpin tendrá en su maletín, pero también ante una gran oportunidad de iniciar un idilio con a marca suiza. Y si has probado un Envy, Pyro o Good&Evil y no te convencían, deberías darle una oportunidad al NVx… probablemente cambies de opinión.

Pros

  • El acabado impecable: anodizado de altísima calidad.
  • Su forma de H progresiva resulta muy cómoda en la mano, potencia sus virtudes y minimiza sus defectos.
  • El rodamiento híbrido, una vez puesto a punto, resulta magnífico.

Contras

  • Conseguir una respuesta óptima llevará un tiempo de adaptación.
  • Puede resultar incómodo en lanzamientos frontales.
  • El diseño del logo podría ser mejor (en todo caso, cuestión de gustos).
Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

2 Comments

  1. Es curioso, aún siendo un gran fan de HSpin este yoyo me falta en la colección.
    Me siento un pelín traidor con la marca, tienen mi absoluta confianza, pero en este caso no me he abalanzado a por la novedad.
    Creo que lo que me provoca rechazo son sus formas, me parecen feas, no me atraen. Y desde luego la grafía me parece en exceso naïf, a veces la modernidad se confunde con el mal gusto.
    Supongo que tus buenas críticas hacia el mismo harán que termine cayendo y comprándolo. Lea donde lea se habla bien de él.
    Gracias por tu análisis, tan bueno y entretenido como sueles hacerlos.

  2. La verdad es que el NVx se ha convertido en uno de los que más juego, y ahora lo adoro, aunque he estado una semana entera buscando una respuesta que me convenciera. Al final tuve que poner un kk y silicona roja cóncava en ambos lados, quitando los pads originales.

    Y es verdad lo del grabado del logo… cuando lo vi me sentí defraudado, con lo elegante que suele ser HSpin hacer esa “burrada”… luego en vivo no parece tan desproporcionado, pero seguro que lo podían haber hecho mejor…

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *