Review: SPYY Punchline

Introducción

Guy Wright es uno de mis jugadores favoritos, con permiso de Kimitt, Haponik y Severance, así que tener un yoyo firmado por él era una necesidad. Si a eso le sumamos que Saturn Precision YoYos está de por medio, el resultado no puede ser otro que el éxito. Por eso me puse en contacto con Steve Buffel y por suerte pude conseguir uno PPR (polished pre release) para la colección. Aunque no os creáis que se trata de un yoyo solo para mirar… se mueve entre las cuerdas como pez en el agua.

Intentaré daros una impresión más completa y precisa de lo que hice hace unas semanas tratando de repetirme lo menos posible… a ver si soy capaz.

Primeras impresiones

El Punchline lo recibí en una caja de cartón marrón, la típica de SPYY, pero sin ningún tipo de pegatina ni distintivo. Allí había una bolsita de tela negra y en su interior un resplandeciente yoyo, con un pulido a espejo precioso.

No sé muy bien por qué, tal vez por las fotos que había visto de Guy con él en la mano, pero me esperaba un 54mm de diámetro. Y francamente, el yoyo parece grande, pero ahora que lo comparo con otros, es más bien del tamaño de un pistolero, así que a falta de especificaciones oficiales de SPYY podemos decir que serán unos 52mm.

El primer lanzamiento, como ya comenté, fue conflictivo. Por mi forma de lanzar, metiendo el dedo corazón en la zona del gap, el resultado la mayoría de las vezes era un wobble tremendo que me obligaba a estabilizarlo, perdiendo mucho tiempo de giro. Con el tiempo he aprendido a lanzarlo correctamente y disfrutarlo en todas sus posibilidades.

Acabado/Estética

Poco puedo decir aquí, ya que el acabado es raw, es decir, aluminio desnudo pulido a espejo. Esto tiene sus ventajas e inconvenientes: por ejemplo, un golpe contra el suelo en un yoyo pulido puede marcar la superficie, pero no será tan visible como en otro anodizado; por contra, los trucos de grind son casi imposibles sin guantes.

La forma del Punchline es bastante original, con los rims muy anchos y una curva que lleva hasta la zona del gap.

Pero es la zona interior de cada cara lo que más me gusta. Lleva dos spikes bastante grandes, al estilo de cualquier otro modelo de la marca,  pero creo que por primera vez en un SPYY se pueden ver surcos concéntricos, similares a los del GM2 o Génesis. Supongo que será para suavizar y equilibrar la distribución del peso, ya que sino este sería excesivo en los bordes.

Además, le dan un toque de personalidad al yoyo, y hacen que sea casi imposible confundirlo con otro.

Características Técnicas

Parece ser que Saturn está escuchando al mercado y ha ido paulatinamente adaptando sus nuevos modelos al rodamiento grande. Ya lo hizo con el Flying V, Addiction y Skyy Chaser, y lo repitió al colaborar con Caribou en el Galactic Goose. El Punchline no iba a ser menos, y trae un rodamiento tipo C probablemente de la marca EZO, pero no lo puedo confirmar.

Digo esto porque los EZO suelen ser muy silenciosos, fundamentalmente porque vienen bien lubricados, pero con unas cuantas horas de juego se van transformando en rodamientos formidables, y es precisamente lo que le pasó al mío.

Como ya he dicho, no tengo especificaciones oficiales, pero puedo sacar conjeturas. El diámetro es de aproximadamente 52mm (el mismo que un Pistolero) y el ancho entre 42 y 43 mm (similar al del Peak). Con el peso en cambio no quiero arriesgarme, porque aunque me parece un yoyo ligero (yo diría que unos 64 gramos) tal vez sea la distribución lo que me engaña y se va hasta los 67… como no tengo balanza de precisión, digamos que se siente ligero.

Finalmente, como sistema de respuesta tiene un recess para silicona bastante profundo. Igual que sucedía con el Flying V, la silicona no queda al ras, sino algo metida, lo que favorece que no se recoja inesperadamente. El gap estará en torno a los 4mm.

En Juego

El Punchline es otro de esos yoyos que transmiten personalidad en juego. Ya me pasó con el Flying V anteriormente, y creo que el tener un jugador con sus propias características involucrado en el proyecto hace que los pequeños detalles lo hagan diferente.

El caso es que nos encontramos ante un modelo que reúne las características que Guy Wright busca en su juego. Es rápido y ágil, pero conserva ese flow tan característico, de modo que no salta sino flota entre las cuerdas de una manera peculiar.

Como ya he dicho me costó un poco acostumbrarme a él, sobre todo a la hora de lanzarlo. Yo solía apoyar el dedo corazón en la zona del gap, pero para conseguir un buen lanzamiento con el Punch he tenido que colocar los dedos índice y anular en los rims sin apoyar el corazón. Una vez dominado, se disfruta mucho más del yoyo.

La estabilidad no era su punto fuerte en mis primeras impresiones, pero con el paso de los días se ha gastado algo la silicona y ahora es mejor que antes, aunque sigue sin ser precisamente su punto fuerte. Sus dormilones son generosos y los spikes muy puntiagudos, pudiendo utilizarse para realizar trucos con un poco de práctica. También he obtenido buenos resultados con los suicidas y algunos slacks, destacando los giroscopios por su facilidad, tal vez gracias a la distribución del peso.

Los binds son buenos, aunque no tan apretados como en otros yoyos. Este Punchline vuelve a la mano de manera elegante: tarda una décima de segundo en decidirse a subir, y cuando lo hace es con suavidad. Todo un toque de distinción.

El punto negativo lo encontramos a la hora de grindar:  el aluminio desnudo no es la mejor superficie para hacerlo. Sin duda, los trucos que incluyen grind son una seña de identidad de Guy Wright, así que la versión final llevará un beadblasted que grinde maravillosamente, pero este PPR no puede hacerlo a no ser que nos pongamos guantes, y aún así no aguantará mucho.

Conclusiones

Saturn Precision YoYos ha vuelto a lograrlo: un yoyo con personalidad. Teniendo en el equipo a tres jugones mayúsculos como Jon Rob (Pure), Ed Haponik (Flying V) y Guy Wright (Punchline), han conseguido fabricar tres yoyos que reúnen las características propias de cada jugador que los firma.

Este Punchline va a ser de los que duren poco en las tiendas, porque hay mucho hype a su alrededor y la sombra de Guy es alargada, pero no creáis que todo lo que leéis está magnificado: el yoyo es bueno, realmente bueno.

Eso sí, no creo que sea un yoyo para todo el mundo. Se puede comprar por el «efecto ídolo» que Guy Wright produce, por coleccionismo o por tener un yoyo bueno y diferente con que jugar, pero si no sois jugadores un tanto experimentados y con cierto camino recorrido, creo que hay otras opciones en el mercado que os lo pondrán más facil.

Yo tengo el PPR y seguro que compraré la versión final por varios motivos de los que he expuesto, y tal vez porque estoy un poco chalado, pero esa es otra historia…

Pros

–  Es un yoyo con personalidad propia.
–  Da la sensación de flotar sobre la cuerda, algo que pocos consiguen.
–  Es bueno, bonito… y firmado por Guy Wright.

Contras

–  El pulido a espejo es precioso, pero no grinda nada bien.
–  La estabilidad podría ser mejor.
–  Hay que tener cierto nivel para disfrutarlo plenamente.

Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

3 Comments

  1. Ummm me gusta mucho por ser pulido, pero si su estabilidad no es buena yo no sabria manejarlo la verdad…

  2. miguelon, ya veras en alguna quedada que con el copycat no tiene nada que ver.

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *