Review: Flying V, de Saturn Precision YoYos

A día de hoy prácticamente todo el mundo conoce a Ed Haponik. Yo he visto algunos de sus videos tantas veces que ya me los sé de memoria. Y coincidiréis conmigo en que es un jugador tan espectacular como admirable.

Probablemente no conseguiría clasificarse para la final de los mundiales (dudo que eso le importe mucho), pero su estilo de juego es tan diferente al de la mayoría que no puede pasar desapercibido. Y es que Haponik, maestro de escuela en Estados Unidos, concede especial importancia al juego tradicional (yoyo con respuesta) y trata de dar una nueva vuelta de tuerca al mundo del yoyo.

Por todo ello, cuando leí en el blog de Saturn Precision YoYos que entraba a formar parte del equipo y que iba a tener un yoyo firmado, el Flying V, supe que terminaría consiguiendo uno… aunque también debo reconocer que cuando se publicaron las primeras fotos y vi lo estrecho que era, empecé a tener dudas.

Hoy llevo algo más de una semana jugándolo diariamente, y creo que ya me hice una impresión lo suficientemente completa para escribir una review, así que manos a la obra.

Primeras impresiones

El Flying V viene en una simple caja de cartón con una pegatina negra en la que se muestra el logo. Alguno puede pensar que es una presentación un tanto descuidada para un yoyo de más de 70 euros, pero es a lo que nos tiene acostumbrados SPYY. Tampoco me parece una mala política, porque en realidad lo importante es lo que hay dentro.

flying 01

Por mucho que lo había visto en fotos, una vez lo tienes en la mano es otra cosa. El verde es más apagado de lo que esperaba, y tiene el spike más pronunciado que el resto de yoyos de esta marca. Además, al ser tan estrecho el diámetro parece aumentar, pero no es más que un efecto óptico.

El rodamiento es de acero inoxidable tamaño C, y viene completamente seco, con lo que la respuesta es nula desde el primer momento. En la caja también encontramos un pequeño sobre con el rodamiento slim (estrecho) y unos pads extra para jugar con respuesta. Lo malo es que resulta sencillo cambiar el rodamiento, pero una vez que quitas los pads no puedes volver a ponerlos, así que hay que estar muy seguro de querer hacerlo.

Acabado/Estética

Tal vez Saturn no pensó en la inmensa mayoría del mercado cuando se puso a diseñar el Flying V, sino más bien en lo que Ed Haponik tenía en mente.

De hecho no podríamos definirlo como un yoyo comercial. Viene anodizado en color verde aceituna un tanto apagado y con tintes retro. Los grabados a laser también acentúan esa imagen de yoyo ochentero.

flying 02

El yoyo va anodizado y beadblasted, aunque una amplia zona alrededor del asiento del rodamiento fue enmascarada para evitar que la cuerda contacte con superficies abrasivas, previniendo posibles rupturas y que el Flying V salga realmente volando. Probablemente los elementos decorativos de la casa agradezcan este detalle.

Otro dato importante es que los rims vienen pulidos, dejando ver el brillo del aluminio desnudo. Es probable que el yoyo haya sido anodizado primero y mecanizado de nuevo en los bordes, y al pasar la uña se nota el escalón. Esta técnica ya se utilizó en el Pure, y para mí es un acierto, ya que los posibles golpes y arañazos se disimulan más fácilmente.

Ya sabemos que todo va en función de los gustos personales, pero a mí me encanta su aspecto. Y dejando los gustos a un lado, el acabado es el que podemos esperar de estos canadienses: soberbio.

Además, entre el verde casi militar, el color del aluminio y el grabado a laser de las alas, cobra el aspecto de un bombardero de la segunda guerra mundial. Sin duda, es el yoyo que elegiría si me llamaran a filas.

Características Técnicas

El asiento del rodamiento está mecanizado magníficamente, dejándolo libre;  es decir, el rodamiento no se queda encajado, y no tendremos que buscar el alicate en el cajón de las herramientas cada vez que queramos quitarlo para probar un kk o el terrapin que acabamos de ganar en ebay.

flying 03

El recess del sistema de respuesta no es muy ancho pero sí bastante profundo. De hecho, los pads que lleva (o-stickers) se quedan por debajo del nivel, provocando que tengamos que hacer un buen bind para subirlo si ya gira a poca velocidad. Los pads extra incluidos son iguales, y se colocan encima de los otros para que queden a ras con la superficie del yoyo, obteniendo mayor respuesta.

El yoyo se caracteriza por ser un full size bastante anguloso y muy estrecho, y si nos atrevemos con el rodamiento slim se reducen aún un par de milímetros más.

flying 06

Veamos las especificaciones:

Diámetro:  55,7 mm.
Ancho:  34,3 mm / 32,7 mm (rodamiento normal/rodamiento slim)
Peso:  65 gr.
Gap:  4 mm / 2,4 mm (rodamiento normal/rodamiento slim)
Rodamiento: acero inoxidable tamaño C (incluye 2, normal y slim/estrecho)
Sistema de Respuesta:  o-stickers de silicona (un par extra para juego con respuesta)

En Juego

Lanzar el Flying V es una delicia desde el primer momento. Prácticamente todos los SPYY se caracterizan por ser tremendamente suaves, libres de cualquier vibración, y en este caso sería un pecado decir lo contrario.

El rodamiento es más ruidoso que los EZO tamaño D que solía incluir Saturn, pero da buenos resultados. En cualquier caso, acostumbrado a jugar con yoyos en forma de H como el Grind Machine 2 o el Superstar, echo en falta algo más de tiempo de giro. Esto no significa que el yoyo no tenga una buena distribución de peso o que gire poco tiempo, sino que estoy mal acostumbrado.

Su forma tan estrecha lo hace muy estable en la cuerda, aunque he notado que se desequilibra un poco a bajas revoluciones.

Se mueve con agilidad suficiente para jugar rápido, ya que sus 65 gramos no se hacen pesados, pero se siente más cómodo a un ritmo normal, pudiendo acelerarlo si nos apetece. Eso sí, notaremos un yoyo sólido y con peso al final de la cuerda.

En cuanto a la respuesta (y hablando siempre de una configuración con pads simples y rodamiento normal), es siempre la justa. En todos estos días nunca se me ha recogido de manera inesperada, aunque bien es cierto que es necesario un buen bind para recogerlo.

Es probable que los spikes tan largos y puntiagudos permitan hacer trucos al estilo de los yoyos con hubstacks, pero yo no lo he conseguido (tampoco creo que tenga habilidad suficiente para hacerlo).

El acabado es muy bueno para todo tipo de trucos que incluyan grind. El Flying grinda con facilidad tanto en el dedo como en la mano o en el brazo. No tiene el típico reborde en el interior del rim, lo que sumado al largo spike y mis dedos grandotes no me ha facilitado trucos de pulgar.

flying 05

Y hasta aquí los aspectos puramente físicos y “tangibles” de cómo juega. Porque lo más importante del Flying V es lo que no se ve: las sensaciones que da al jugarlo.

Es difícil de explicar, pero es un yoyo francamente diferente, tiene alma y personalidad propia. Leyendo a Haponik en el blog de SPYY te das cuenta de que ha tratado de imponer su idea sobre cómo sería su yoyo ideal, dejando los aspectos técnicos o comerciales a un lado… y creo que lo ha conseguido.

Jugarlo con el rodamiento normal es muy agradable, se comporta tan bien como la mayoría de los yoyos metálicos de gama alta, yo diría que bastante mejor que muchos otros con más fama. Además, lo que en un principio son complicaciones debido a la estrechez del perfil, te obliga a mejorar como jugador, siendo más preciso en los movimientos. Si eres capaz de hacer eli hops o slacks con el Flying, luego te resulta más sencillo con yoyos más anchos.

Si ponemos el rodamiento estrecho y los pads extra, nos encontramos con un yoyo metálico con las principales características de los de vieja escuela pero con cualidades y mejoras actuales. El yoyo empieza a comportarse de otro modo, exige más cuidado y control al meterle cuerdas, y nos obliga a regenerar para enlazar trucos largos.

flying 04

He de reconocer que a mí todas esas cosas me quedan grandes, y que aunque he disfrutado jugándolo así, me siento realmente torpe con esa configuración. Además, un yoyo metálico que se recoge inesperadamente puede hacer bastante daño, y este Flying V tiene formas angulosas y unos spikes de miedo. Habrá que seguir practicando para mejorar.

Conclusiones

Con miedo a repetirme, quiero subrayar de nuevo que este yoyo es exactamente lo que Ed Haponik buscaba cuando se embarcó en este proyecto con SPYY. Un yoyo con aires retro que da muchas posibilidades y que tiene ventajas y mejoras propias del siglo XXI.

No es un simple objeto más a guardar en el maletín, sino un símbolo de lo que Haponik viene aportando a la scene yoyera en estos años, su forma personal de ver este juego,  avalado por la garantía y calidad que ofrecen todos los productos de Saturn Precision Yoyos. Para mí es uno de los imprescindibles en toda colección que se precie.

Pros

–          La calidad de SPYY, siendo un producto de excelente acabado y grandes prestaciones.

–          El toque retro que han conseguido que desprenda.

–          La estabilidad y suavidad de giro a veces hace que nos olvidemos que hay un yoyo al final de la cuerda.

Contras

–          El ser tan estrecho puede complicarnos al principio, aunque nos ayudará a mejorar

–          El material y la forma pueden hacernos daño en recogidas inesperadas

–          Pierde estabilidad a velocidades bajas.

Para terminar quiero dar las gracias a mi colega Lars, que fue el  que más me animó a jugarlo. Él se enamoró de este yoyo en cuanto lo probó hace tiempo, hasta tal punto que quiso tener dos. Cuando me decidí a escribir esta review, le pedí consejo y escribió unas líneas que transcribo textualmente:

“My YoYo news addicted friend Alfredo made me do this. I enjoy watching Ed Haponiks YoYo videos. They make me smile and make me want to pick up a YoYo and throw. When his signature YoYo hit the stores it was clear for me that I had to get one. I am glad I did. The Flying V is a extremly fun, smooth and stable throw. The fact that you can make it responsive by switching to the slimer bearing which is included with the YoYo makes it even more interesting. Playing responsive really teaches me. It hurts when I play sloppy and I really like the Stop And Go trick :). I liked the YoYo so much that I traded for another Flying V to have one setup responsive and one unresponsive. So much fun.”

Traduzco para los que no saben inglés o son perezosos:

“Mi amigo Alfredo, adicto a las noticias de yoyos, me ha hecho escribir esto. Me divierte mirar los videos de Ed Haponik. Me hacen sonreír y me dan ganas de coger un yoyo y jugar. Cuando su yoyo firmado llegó a las tiendas, tenía clarísimo que tenía que conseguir uno. Me alegro de haberlo hecho. El Flying V es extremadamente divertido, suave y estable. El hecho de que puedas convertirlo en un yoyo con respuesta cambiando el rodamiento estrecho que viene incluido lo hace aún más interesante. Jugar con respuesta realmente me enseña. A veces duele cuando se recoge y me gustan mucho las regeneraciones. Me gustó tanto este yoyo que conseguí otro en un cambio, para tener uno configurado con respuesta y otro sin respuesta. Es divertidísimo”

Pongo estas líneas como conclusión no para hacerle la pelota ni para dármelas de internacional, sino como ejemplo de lo que es la comunidad yoyera. Un argentino que vive en España como yo y un alemán viviendo en Finlandia como él teniendo sensaciones similares al jugar con un yoyo fabricado en Canadá e ideado por un estadounidense. En esto del yoyo no hay fronteras.

Gracias Lars por tu contribución, y también gracias a los que habéis llegado al final del texto.
¡Os dejo con su foto para que veáis que no me lo estoy inventando!

Flying V 03

fotos en interior por Alfredo Mascali

fotos exteriores por Lars Rivinius

Be Sociable, Share!

Author: alfredomascali

Share This Post On

3 Comments

  1. jurs… k chulada de review… lo he probado y me parece un soplo de aire fresco…

  2. Alfredo leyendo tu review me han entrado unas ganas locas por tenerlo. Ya las tenia porque la union Haponik-SPYY es como juntar un jamon 5j con el mejor vino tinto, vamos, que podra gustar mas o menos pero sabes que calidad sobra

  3. Impresionante review.Igual hasta me animo a pillar uno…

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *